PUBLICIDAD

Noticias Mascotas

Vivir con un perro en el embarazo es beneficioso

Muchas mujeres se preocupan por los posibles riesgos de convivir con un perro durante el embarazo, pero los expertos indican que beneficia la salud de la gestante, aunque aconsejan tener ciertas precauciones.
Vivir con un perro en el embarazo es beneficioso para la salud

01 de Marzo de 2016

Una preocupación latente entre las mujeres embarazadas que tienen un perro como mascota es que muchas de ellas piensan que la gestación y la convivencia con el animal no son compatibles. Sin embargo, numerosos estudios indican que este animal de compañía puede ser beneficioso durante el embarazo en muchos aspectos.

Los canes necesitan que los saquen a pasear diariamente, y esta simple actividad ayudará a que la embarazada haga ejercicio cardiovascular regularmente, sin apenas darse cuenta. Saliendo a caminar todos los días podrá evitar el sobrepeso y la obesidad, que incrementan el riesgo de nacimientos prematuros, complicaciones durante el parto, y problemas de salud en el feto. Eso sí, se recomienda tener especial cuidado con los movimientos de los perros durante los juegos para evitar accidentes que podrían implicar traumatismos en la barriga de la gestante.

Otro de los motivos fundamentales para no separarse de los canes durante el embarazo es la felicidad que proporcionan. La constante compañía y el cariño que pueden dar estas mascotas reducen el riesgo de padecer depresión y estrés en las embarazadas, además de favorecer la liberación de endorfinas, sustancias químicas que proporcionan sensación de felicidad. También existen beneficios después del parto, ya que los bebés que conviven con animales de compañía como el perro crecen más sanos y fuertes, al estar en contacto con un mayor número de bacterias que les ayudan a fortalecer sus defensas.

Cómo evitar riesgos si la embarazada convive con un perro

Durante el embarazo es muy importante mantener unas medidas adecuadas de higiene en la mascota para prevenir riesgos. Según la ginecóloga Mariella Lilue Bajares, del Instituto Palacios de Salud y Medicina de la Mujer, entre estas pautas se encuentra evitar que la embarazada se encargue de la limpieza de los excrementos del animal y, en caso de que no sea posible, deberá hacerlo cuidadosamente con unos guantes, ya que existe un parásito helminto muy común en los excrementos de los perros denominado toxocara, que podría causarle problemas de salud, aunque el riesgo de infección es mínimo.

La experta también indica que la embarazada no debe exponerse a los lamidos de los perros o el contacto con la boca del animal, pues en ella tienen gran cantidad de bacterias y parásitos, y que se debe tener especial cuidado con la comida de la gestante para evitar que el can contamine los alimentos. Para terminar, es recomendable acudir al veterinario con la mascota para asegurarse de que todas las vacunas están al día, como la del parvovirus y coronavirus, y especialmente la de la rabia.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

76%
aumentaron los casos de malaria en Venezuela en 2016 a causa de la crisis económica
'Fuente: 'Foro Malaria en las Américas 2017, convocado por la Organización Panamericana de la Salud (OPS)''