PUBLICIDAD

Fumar marihuana podría duplicar el riesgo de derrame cerebral

Las personas que fuman marihuana con frecuencia tienen más del doble de probabilidades de sufrir un derrame cerebral, y también son más propensas a ser hospitalizadas por una arritmia grave, según alertan dos estudios.
Escrito por: Eva Salabert

18/11/2019

Hombre fumando marihuana

Dos nuevas investigaciones presentadas en la reunión de la American Heart Association en Filadelfia (EE.UU.) han concluido que los consumidores habituales de cannabis recreativo tienen un mayor riesgo tanto de padecer un ictus como de precisar un ingreso hospitalario debido a una arritmia, una alteración del ritmo cardíaco que puede aumentar las probabilidades tanto de accidente cerebrovascular, como de ataque al corazón o fallo de este órgano.

La marihuana, factor de riesgo de ictus en adultos jóvenes

El primero de estos estudios encontró que los individuos no fumadores que consumían marihuana más de 10 días al mes tenían casi 2,5 más probabilidades de sufrir un ictus en comparación con los que no usaban esta sustancia. Estos resultados se obtuvieron tras analizar datos de encuestas realizadas a más de 43.000 adultos de entre 18 y 44 años de edad, de los que alrededor del 14% reconoció haber usado marihuana en los últimos 30 días.

Consumir cannabis, sobre todo si hay otros factores de riesgo como hipertensión o fumar tabaco, aumenta el riesgo de sufrir un ictus a temprana edad

A los investigadores les sorprendió que personas tan jóvenes tuvieran un riesgo tan elevado de ictus, según ha declarado Tarang Parekh, investigador de política sanitaria en la George Mason University y principal autor del trabajo, que ha añadido que los usuarios jóvenes de cannabis, especialmente si fuman tabaco y tienen otros factores de riesgo como una presión arterial elevada, deberían saber que esta práctica incrementa las probabilidades de que sufran un ictus a temprana edad.

De hecho, estudios previos ya habían evidenciado que la marihuana puede aumentar la coagulación sanguínea y hacer que las arterias se estrechen, situaciones ambas que pueden incrementar el riesgo de ictus, lo que podría explicar la asociación que han encontrado, afirma Parekh.

El consumo compulsivo de cannabis afecta al ritmo cardíaco

En la segunda investigación se comprobó que las personas que usaban cannabis de forma compulsiva tenían hasta un 50% más riesgo de ser hospitalizados por arritmia. Para llegar a esta conclusión los científicos compararon a más de 570.000 personas ingresadas con arritmia con más de 67 millones de pacientes que habían sido ingresados por otras razones, fijándose específicamente en aquellos diagnosticados con un trastorno por consumo de cannabis.

Este estudio reveló, en concreto, que los individuos de entre 25 y 34 años que consumían cannabis compulsivamente eran un 52% más propensos a acabar en el hospital a causa de una arritmia, mientras que los consumidores de esta sustancia de entre 15 y 24 años eran un 28% más propensos a ser hospitalizados por presentar latidos cardíacos irregulares.

Los individuos de entre 25 y 34 años que consumían cannabis compulsivamente eran un 52% más propensos a acabar en el hospital a causa de una arritmia

El principal autor de este trabajo, el Dr. Rikinkumar Patel, médico residente en el departamento de psiquiatría del Griffin Memorial Hospital en Norman (Oklahoma), ha explicado que los efectos del uso de cannabis se apreciaron en 15 minutos y duraron unas tres horas, y que a bajas dosis se asociaron a un ritmo cardíaco acelerado, mientras que las dosis elevadas se relacionaron con un latido cardíaco demasiado lento.

Este experto ha alertado sobre el riesgo que tiene consumir cannabis en relación con la aparición de arritmias en los jóvenes y ha aconsejado que los médicos pregunten a los pacientes hospitalizados con este trastorno sobre su consumo de esta u otras sustancias porque podrían ser las responsables de este problema de salud.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD