Niños superdotados
Los expertos recomiendan que en el ámbito familiar hay que facilitar al niño superdotado todo lo necesario para que pueda desarrollar al máximo sus capacidades, sin dejar por ello de disfrutar de su infancia.

Cómo ayudar y educar a un niño superdotado

Actualizado: 20 de septiembre de 2021

Según el Consejo Superior de Expertos en Altas Capacidades, los niños superdotados, además de ser más rápidos que los demás, actúan de otra manera, ya que piensan, sienten, aprenden, y ven las situaciones y los conflictos desde una perspectiva distinta, lo que les lleva a abordarlos y resolverlos de un modo diferente. Es necesario, por ello, que puedan disfrutar de servicios y programas educativos distintos, con el fin de que su alta capacidad resulte efectiva y eficaz para ellos mismos y para el resto de la sociedad.

Así pues, si el niño alcanza la calificación de superdotado (aunque la Ley Orgánica de la Educación de 2006 utiliza el término de “alumno de altas capacidades”), se puede acoger al programa que recoge la normativa vigente, que consiste en:

  • La aceleración: es decir, saltarse un curso.
  • La adaptación curricular: que se basa en mantener al niño en su grupo, pero proporcionándole contenidos más complejos, siempre dentro de su nivel y nunca avanzando conocimientos que se tratarán en cursos superiores.

En la actualidad, se conceden pocas aceleraciones y se tiende a la adaptación curricular.

Niño superdotado enseñando a su padre

Consejos para los padres de niños superdotados

Una vez resuelto el tema académico, los padres no deben olvidar que, a pesar de su inteligencia superior, su hijo sigue siendo un niño, y que en el ámbito familiar hay que facilitarle todo lo necesario para que pueda desarrollar al máximo sus capacidades, sin dejar por ello de disfrutar de su infancia. Los expertos recomiendan que:

  • Se le permita crecer y desarrollarse emocional y socialmente como cualquier otro niño de su edad.
  • Es preferible no etiquetarle como genio o diferente, para evitar que se sienta como una especie rara.
  • No se deben realizar comparaciones con otros hermanos o amigos de distinta condición intelectual.
  • Es conveniente que se relacione con niños de su misma edad.
  • Los padres han de colaborar con las tareas encomendadas especialmente para él por el centro educativo.
  • Es aconsejable proporcionarle recursos y materiales para satisfacer sus talentos e inquietudes, pero sin someterle a ningún tipo de agobio.
  • Es muy positivo fomentar su participación en las áreas de interés que haya manifestado, estimulándole a saciar su curiosidad.
  • Disfrutar en familia de actividades culturales, conversar sobre la actualidad, o compartir momentos de lectura, ayuda a satisfacer su avidez por aprender de una forma emocionalmente muy enriquecedora.

Como afirma el psicólogo Ricardo Sanmartín, “lo ideal es que un niño superdotado se encuentre en un entorno familiar y escolar que lo potencie, sin olvidarse de darle muchos besitos y tratarlo como a un niño”.

Creado: 29 de mayo de 2012

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD