PUBLICIDAD

Belleza y bienestar
Shiatsu: presión sanadora
Conoce los beneficios del shiatsu, una técnica japonesa que basa sus beneficios en conseguir la correcta canalización de la energía vital mediante la presión en ciertos puntos clave de nuestro cuerpo.
Escrito por Inma D. Alonso, Periodista experta en salud y bienestar

Aprende a impartir shiatsu

Aprende a impartir shiatsu

Existen multitud de centros formativos acreditados donde aprender a impartir la técnica del shiatsu.

Además de recibir esta terapia, puede que estés interesado en aprender a impartir shiatsu. Si es así, sólo tienes que dirigirte a los centros formativos acreditados para impartir esta técnica que existen en nuestro país. Para localizar el más cercano a tu ciudad de residencia sólo tienes que visitar la web de la Asociación de Profesionales de Shiatsu de España.

Por supuesto, existen asociaciones similares dispersas en todo el mundo, como nuestra vecina la Associação de Shiatsu de Portugal, la Asociación Argentina de shiatsu, la Asociación Cultural Ichigokai, en Perú, o la Seiki Meridian Shiatsu de Chile.

Regulación del shiatsu

A pesar de inspirarse en terapias chinas, donde mayor desarrollo y aceptación tiene el shiatsu es en Japón. De hecho, en el año 1940 se funda en este país el Colegio Japonés de Shiatsu, y es que esta técnica cuenta allí con una regulación jurídica especial legislada por el Ministerio de Salud y Bienestar Social.

Para poder practicarlo de forma profesional es necesario contar con un título que acredite al menos 2.200 horas de formación en esta materia –que deberá cursarse en los centros formativos que están autorizados por dicho ministerio– y superar un examen para poder conseguir la licencia que permite dicha práctica.

En España existe la Asociación de Profesionales de Shiatsu (APSE), creada en los años 90 y que integra a 18 centros de shiatsu repartidos por toda la geografía española. Sus objetivos son, según Marina De Franceschi, secretaria de APSE:

  • Divulgación del shiatsu.
  • Garantía de calidad en su aplicación.
  • Promover criterios comunes de calidad para los diferentes estilos de shiatsu.
  • Contacto directo con los asociados y las diversas asociaciones.
  • Regulación del shiatsu como terapia natural.

Precisamente, con la intención de regular y dar a conocer esta técnica se organizan encuentros como el Congreso Internacional de Shiatsu, que en junio de 2012 se celebraba en Madrid, y cuyo objetivo “es la difusión de este tratamiento que tan buenos efectos produce así como el intercambio de conocimientos entre los practicantes de las diferentes escuelas”, según afirma Arturo Valenzuela, director de Shiatsu Yasuragi, que ha sido el centro organizador de dicho congreso.

A lo largo de estas jornadas, mediante talleres prácticos y conferencias, profesionales, terapeutas y pacientes intercambian y actualizan conocimientos. Al congreso de Madrid asistieron, entre otros, maestros japoneses como Matsuko Namikoshi y Takashi Namikoshi –nieto de Tokujiro Namikoshi– o expertos como Fulvio Palombini, quien explicó cómo tratar con shiatsu a los niños que padecen migrañas, Fernando Cabo quien emplea el shiatsu en bebés hospitalizados para reducir sus niveles de ansiedad y estrés o Charo Calleja que es especialista en aplicar el shiatsu en mujeres que han sido víctimas de malos tratos.

Sin duda, toda esta regulación y formación en torno a la práctica del shiatsu le confiere mayor credibilidad a una técnica cuyos beneficios, aunque son patentes en no pocas ocasiones –al igual que sucede en otras medicinas alternativas– aún no cuentan con una demostración científica definitiva.

Actualizado: 9 de Agosto de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD