PUBLICIDAD

Dieta y nutrición
Nutrición y litiasis biliar
La litiasis biliar está ligada al consumo de grasas de la dieta. Si padeces esta enfermedad, aprende los requisitos que han de tener tus menús diarios para controlar su progresión y qué alimentos debes evitar.
Escrito por Arantza Ruiz de las Heras, Dietista-Nutricionista, Complejo hospitalario de Navarra

Alimentación para prevenir la litiasis biliar

Alimentación para prevenir la litiasis biliar

Para prevenir la litiasis biliar debes priorizar el uso de alimentos de origen vegetal que aporten fibra, pocas kilocalorías y menos grasas

Como medida preventiva de la litiasis biliar, lo más eficaz es revisar los factores que favorecen su aparición y corregir aquellos que podamos modificar. Algunos, como el sexo (las mujeres tienen más probabilidades de sufrir litiasis), la edad avanzada, los embarazos o la toma de píldora anticonceptiva ya no se pueden alterar por razones obvias. La esperanza queda pues en otros factores más a nuestro alcance, como evitar la obesidad, controlar la cantidad de lípidos de nuestra alimentación (que no sea muy alta) o el aporte de fibra (que no sea bajo).

Asimismo, otras alteraciones están directamente relacionadas con el desarrollo de litiasis biliar, como la baja presencia de colesterol HDL (el bueno) o los niveles elevados de grasas (hipertrigliceridemia) en sangre, por lo que convendrá que mantengamos ambos parámetros en los niveles adecuados.

Las pautas para evitar en la medida de lo posible la litiasis biliar pasan por tener un peso saludable, evitando las dietas muy estrictas y no realizadas por profesionales. Para ello, en caso de ser necesario, debemos reducir peso de manera progresiva y lenta, a partir de una dieta personalizada que incluya cantidades sensatas de energía y nutrientes.

Otra de las claves para prevenir la litiasis biliar gracias a la alimentación es priorizar el uso de alimentos de origen vegetal que aporten fibra, pocas kilocalorías y menos grasas. Producen además una sensación de plenitud que ayuda en el proceso de control de peso.

La práctica de actividad física diaria es un aliado inmejorable para evitar esta dolencia, igual que reducir o evitar el consumo de alcohol, el exceso de azúcares simples y de las grasas especialmente saturadas, es decir aquellas que provienen de carnes, embutidos, lácteos y productos procesados. 

Actualizado: 24 de Octubre de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

30%
de las españolas tiene un déficit de vitamina D, que aumenta en invierno y primavera
'Fuente: 'VI Reunión Científica de Ginecología Privada (GINEP)''

PUBLICIDAD