PUBLICIDAD

Terrores nocturnos
A veces nuestros hijos no pueden dormir tranquilos, se mueven en exceso, y llegan a gritar, aquejados de terrores nocturnos. Descubre qué son y cómo se manifiestan, y qué puedes hacer para ayudar a tu pequeño.
Escrito por Dr. Juan Moisés de la Serna, Doctor en Psicología

Consejos para prevenir los terrores nocturnos

Niño jugando a un videojuego antes de dormir

Los consejos que se dan para prevenir los terrores nocturnos, son los mismos que para cualquier otra alteración del sueño; es decir, lo que se busca con estas recomendaciones es que el pequeño consiga conciliar el sueño plácidamente, eliminando para ello cualquier elemento que pueda excitarle y activarle antes de irse a la cama, ya que ello va a incrementar la posibilidad de sufrir terrores nocturnos.

Consejos para los padres:

  • Aprenda a distinguir entre los terrores nocturnos y las pesadillas y, si tiene alguna inquietud sobre a qué se debe el problema de su hijo, acuda al especialista.
  • No trate de despertar al niño mientras sufre el episodio de terror nocturno, ya que puede mostrarse violento con quien le despierta.
  • Recuerde que su hijo no está sufriendo, y que al día siguiente no se acordará de lo ocurrido.
  • Quite cualquier objeto que pueda estar cerca de la cama y separe ésta un poco de la pared, para evitar que se pueda lesionar cuando se mueva.
  • No demuestre su preocupación por lo que está viviendo su pequeño, porque éste lo notará y pensará que está haciendo algo mal, pudiendo así aumentar su nivel de ansiedad.

Consejos para mejorar la calidad del sueño del niño:

  • Evite las cenas inmediatamente antes de acostarse, e intente que éstas sean ligeras.
  • Deje que su hijo exprese todas sus preocupaciones y las experiencias que quiera compartir para evitar que se acumulen y puedan desencadenar algún tipo de problema.
  • Procure que el niño realice una actividad relajante antes de dormir, por ejemplo leyendo un cuento, y evitando ver la televisión o jugar con videojuegos en las últimas horas de la tarde.
  • Darle un baño con agua templada antes de acostarse.
  • Cuando tenga edad para ello, acostúmbrele a que escriba en un diario las actividades que tiene que hacer al día siguiente, de forma que no le vaya a preocupar el olvidarse de algo.
  • Mantenga una regularidad en cuanto al horario de sueño, procurando que diariamente duerma ocho horas como mínimo.

Actualizado: 5 de Abril de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD