PUBLICIDAD

La terapia de interacción padre-hijo mejora la depresión infantil

Los niños de entre tres y siete años que son tratados con la terapia de interacción entre padres e hijos adaptada tienen menos síntomas de depresión infantil o al menos no se manifiestan tan graves.
Escrito por: Natalia Castejón

26/06/2018

Depresión infantil

Los niños de poca edad también pueden tener depresión, por lo que los padres deben estar atentos.

La depresión infantil también existe y se puede prolongar hasta la adolescencia e incluso a edades adultas. Ahora, según un reciente estudio de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington (EE.UU.), los síntomas de este trastorno podrían reducirse en los niños de entre tres y siete años gracias a la terapia de interacción entre padres e hijos adaptada (PCIT-ED, en sus siglas en inglés).

La investigación, que ha sido publicada en la revista The American Journal of Psychiatry, ha analizado a 229 padres e hijos, de los cuales la mitad fueron sometidos a la terapia PCIT-ED, una variación de la terapia PCIT que fue desarrollada en los años 1970 para tratar el comportamiento disruptivo –actitud negativista, desafiante y hostil– en los niños en edad preescolar.

Se realizaron entre 18 y 20 sesiones para comprobar los beneficios del tratamiento, en él se daban unas pautas a los progenitores sobre cómo debían tratar las diferentes respuestas emocionales de sus hijos en situaciones estresantes. Después, una vez aprendidas estas técnicas, las ponían en práctica, con la vigilancia de un doctor, en situaciones controladas.

La terapia PCIT-ED no requiere de un psiquiatra o psicólogo infantil, sino que puede ser prescrita por cualquier pediatra

Por ejemplo, una de las formas de hacerlo consistía en llevar a cabo una actividad en la que los investigadores colocaban un paquete destinado al niño en una habitación, y luego lo hacían esperar para poder abrirlo. Mientras, el padre usaba un auricular y recibía instrucciones de un terapeuta que les observaba a través de un espejo unidireccional. La idea es que ayude a los niños proporcionándoles herramientas para mantener sus emociones bajo control (en este caso la paciencia) y capacitar a los padres para que ayuden a sus hijos a reforzar dichas herramientas.

padre e hijo
Con la terapia PCIT-ED los padres ayudan a sus hijos a controlar las emociones.

Los resultados fueron que después de tan solo 18 semanas de tratamiento, los niños mostraron tasas más bajas de depresión y, los que seguían teniendo este trastorno lo presentaban de manera menos grave que los pequeños no tratados.

La PCIT-ED también reduce el estrés y la depresión de los padres

Joan L. Luby, una de las autoras del estudio, ha expuesto que también encontraron mejoras en los niveles de estrés y depresión de los padres de los niños, y, aunque ya había estudios que han demostrado que cuando se trata la depresión de los progenitores disminuye la de los hijos, esta es la primera en la que se observa el efecto a la inversa, según Luby.

Además, este tipo de terapia tiene otra ventaja, y es que no necesita llevarse a cabo por un psiquiatra o psicólogo infantil, sino que cualquier médico pediatra podría dar las pautas necesarias para mejorar la salud mental de los niños con depresión y sus padres, lo que lo haría más accesible y de menor coste.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD