PUBLICIDAD

1 de cada 3 casos de asma infantil en Europa lo causa la contaminación

El 33% de los nuevos casos de asma infantil de Europa se deben a la polución generada por coches e industria (partículas PM2,5, NO2 y carbono negro). Un dato que alerta sobre la necesidad de poner límites más restrictivos.
Escrito por: Natalia Castejón

09/08/2019

Asma infantil debido a la contaminación

Los niños son especialmente vulnerables a la contaminación, estudios anteriores ya indicaban que la polución es la responsable de unos cuatro millones de casos de asma infantil en el mundo. Ahora, un nuevo trabajo llevado a cabo por miembros del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal) ha puesto en relación los niveles de partículas contaminantes de 18 países europeos con la cantidad máxima recomendada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y los casos de asma en niños.

La investigación, que se ha publicado en el European Respiratory Journal, ha estudiado a casi 63,5 millones de niños de 18 países europeos, entre los que se encuentran España, Alemania, Irlanda, Suiza o Noruega, y los niveles de tres de los contaminantes más importantes, el dióxido de nitrógeno (NO2), el carbono negrogases emitidos principalmente por los vehículos– y las partículas PM2,5 –que son partículas de menos de 2,5 micrómetros sólidas o líquidas que se originan por el tráfico y la industria y que al respirarlos pueden provocar inflamación en los pulmones–.

Reducir la contaminación de NO2, PM2,5 o carbono negro a mínimos históricos podría disminuir un 23%, un 33% y un 15% respectivamente los nuevos casos de asma infantil

Si se cumpliesen con las recomendaciones de la OMS de los niveles máximos permitidos de PM2,5 –10 μg/m3 de media anual– se podría evitar el 11% de los casos de asma infantil en los países analizados. En cuanto a las cantidades de NO2 –40 μg/m3 de media anual– si se estableciesen los niveles justo por debajo de esa medida se evitarían el 0,4% de los casos, algo que a vista de los investigadores es un dato muy bajo.

Piden reducir las tasas recomendadas de gases

No obstante, también examinaron cuáles serían los efectos si se consiguiese reducir los contaminantes a los niveles más bajos registrados, 0,4 μg/m3 en las PM2,5 y 1,5 μg/m3 en el NO2. Los hallazgos mostraron que se podrían evitar el 33% de los casos de asma infantil por PM2,5, el 23% de los causados por NO2 y el 15% provocados por el carbono negro.

Todos estos descubrimientos hacen que los investigadores insistan en la importancia de que exista un compromiso para que se cumplan las recomendaciones expuestas por la OMS en cuanto a la contaminación atmosférica, y que alguna como la del NO2 sea más estricta, haciendo que los datos deban de ser más bajos. Esta podría ser la mejor manera para poder proteger la salud respiratoria de la población, especialmente de los niños.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD