PUBLICIDAD

Hallan células cerebrales claves en el origen del instinto materno

Descubren que la distribución de las células receptoras de oxitocina –la 'hormona del amor'– en el cerebro no es la misma en las hembras que en los machos, lo que podría estar relacionado con el origen del instinto materno.
Escrito por: Natalia Castejón

31/07/2019

Mujer con instinto maternal

Algunas hormonas como la oxitocina o la prolactina están involucradas en el desarrollo del instinto materno. Ahora, un grupo de investigadores de la Universidad Estatal de Louisiana (LSU) ha descubierto que las células receptoras de la conocida como hormona del amor no se encuentran en la misma área del cerebro en las hembras de ratón que en los machos, lo que podría indicar que esta posición es clave para desarrollar el instinto maternal entre las mujeres.

El estudio ha sido publicado en la revista PLOS ONE y según Ryoichi Teruyama, uno de sus autores, es el primero que obtiene pruebas concluyentes de la diferencia que existe entre el sistema de la oxitocina en hembras y en machos. En la práctica, el trabajo se llevó a cabo gracias a la tarea minuciosa de marcar la ubicación de miles de células receptoras de oxitocina en ambos sexos de ratones, una identificación que se alargó durante un mes entero.

La modulación de la oxitocina también podría ayudar a tratar la depresión posparto, pues en este trastorno también interviene la 'hormona del amor'

Una vez que se tuvo toda la información se llegó a la conclusión de que el cerebro de los machos y de las hembras está distribuido de manera dispar, y que la expresión de las células receptoras de oxitocina solo se manifiesta cuando el estrógeno –una hormona femenina– está presente, un indicio más de que tiene relación directa con la aparición del instinto materno.

Un avance para crear medicamentos contra la depresión posparto

Este hallazgo, según los propios investigadores, también podría ayudar a la creación de nuevos tratamientos para la depresión posparto en las mujeres –un trastorno mental que afecta a las células receptoras de oxitocina–, pues están convencidos de que el descubrimiento es universal para todos los mamíferos con un comportamiento materno.

Estos medicamentos que podrían evitar los efectos de la depresión posparto en las madres, pero también en los hijos –pues está demostrado que tienen más problemas cognitivos, comportamentales, emocionales y médicos–, se podrían sumar a los que ya se están analizando para mejorar algunos trastornos de salud mental, como los trastornos del espectro autista o la ansiedad.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD