PUBLICIDAD

Mudarse durante el embarazo ligado a mayor riesgo de parto prematuro

Las mujeres que se cambian de domicilio durante el primer trimestre del embarazo pueden incrementar hasta un 42% el riesgo de dar a luz de manera prematura, y un 37% de que el bebé nazca con bajo peso.
Escrito por: Natalia Castejón

02/08/2019

Mujer mudándose durante su embarazo

La llegada de un bebé a la familia, sea el primero o ya tenga hermanos, puede requerir que la pareja necesite cambiar de domicilio a uno más grande. Un nuevo estudio, realizado por miembros de la Universidad de Washington (EE.UU.), ha encontrado una asociación entre las embarazadas que realizan mudanzas en el primer trimestre de la gestación y un riesgo más elevado de parto prematuro y bajo peso al nacer.

La investigación se ha publicado en el Journal of Epidemiology and Community Health después de analizar a 708 529 nacimientos en el estado de Washington (EE.UU) desde 2007 a 2014. De todas las madres del estudio, 28 011 realizaron una mudanza durante el primer trimestre del embarazo y sus datos fueron comparados con 112 367 que no se habían cambiado de domicilio.

Las mujeres que realizaron una mudanza en los primeros tres meses de embarazo tuvieron un 42% más de riesgo de parto prematuro y un 37% más de probabilidades de bajo peso al nacer

De las mujeres que habían hecho mudanza en los tres primeros meses de embarazo el 9,1% dieron a luz de manera prematura –antes de las 37 semanas– y el 6,4% tuvieron bebés con bajo peso –por debajo de 2,5 kilos–, en comparación con el 6,4% y el 4,5% respectivamente de las que mantuvieron la misma vivienda.

El estrés y la tensión física posibles causas de los partos prematuros

El resultado final fue que aquellas que habían cambiado su domicilio durante el comienzo del embarazo presentaron un 42% más de riesgo de que su bebé naciera pretérmino y un 37% más de probabilidades de que el pequeño tuviera un bajo peso en el momento del alumbramiento.

Julia Bond y el resto de autores subrayan que solo han encontrado una asociación, pero advierten de que no se pueden sacar conclusiones anticipadas. Barajan la idea de que esta relación entre las mudanzas y el nacimiento prematuro y el bajo peso podría deberse a factores como la tensión física y el estrés durante el cambio de domicilio, las alteraciones y ausencias en las visitas médicas pertinentes y la disminución del apoyo de familiares y amigos, al poder estar más lejos de ellos. Aun así, creen que se necesitan llevar a cabo más investigaciones para obtener resultados más concluyentes.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD