La genética, clave en la edad a la que se tienen relaciones sexuales

Un equipo de la Universidad de Oxford descubre cientos de marcadores genéticos que impulsan dos de los hitos trascendentales de la vida: la edad en la que las personas tienen sus primeras relaciones sexuales y se convierten en padres.

02/07/2021

Genética clave en las relaciones sexuales

Un equipo dirigido por la Universidad de Oxford, en colaboración con académicos internacionales y de Cambridge, ha descubierto cientos de marcadores genéticos que impulsan dos de los hitos más trascendentales de la vida: la edad a la que las personas tienen relaciones sexuales por primera vez y la edad a la que se convierten en padres.

En un artículo publicado hoy en  Nature Human Behavior, el equipo vinculó 371 áreas específicas de nuestro ADN, llamadas variantes genéticas (ubicaciones conocidas en los cromosomas), 11 de las cuales eran específicas del sexo, con el momento del primer encuentro sexual y el nacimiento. Estas variantes interactúan con factores ambientales, como el nivel socioeconómico y el momento de su nacimiento, y son predictores de longevidad y enfermedad en la vida posterior.

La genética también está relacionada con la desinhibición, la longevidad y posibles enfermedades a lo largo de la vida

Los investigadores llevaron a cabo un estudio de asociación de todo el genoma (GWAS), una búsqueda en todo el genoma humano, para ver si existe una relación entre el comportamiento reproductivo y una variante genética en particular. En el estudio genómico más grande realizado hasta la fecha, combinaron múltiples fuentes de datos para examinar la edad de las primeras relaciones sexuales (N = 387,338) y el momento del nacimiento (N = 542,901) en hombres y mujeres. Luego calcularon un puntaje genético, con todos los loci genéticos combinados que explican alrededor del 5-6% de la variabilidad en la edad promedio del debut sexual o la edad al tener un primer hijo.

La profesora  Melinda Mills , directora del  Centro Leverhulme de Ciencias Demográficas  de la Universidad de Oxford y Nuffield College, y la primera autora del estudio dice: “nuestro estudio ha descubierto cientos de marcadores genéticos adicionales que dan forma a esta parte más fundamental de nuestras vidas y tienen el potencial para una comprensión más profunda de la infertilidad, las enfermedades posteriores y la longevidad”.

Una combinación de factores impulsa el inicio reproductivo

Las señales genéticas fueron impulsadas por factores sociales y el medioambiente, pero también por la biología reproductiva, con hallazgos relacionados con la hormona estimulante del folículo, la implantación, la infertilidad y la diferenciación espermátida.

La profesors Mills agrega: “Ya sabíamos que las circunstancias socioeconómicas o el nivel de educación de la niñez eran importantes predictores del momento de la reproducción. Pero nos intrigó encontrar no solo cientos de nuevas variantes genéticas, sino también descubrir una relación con el abuso de sustancias, rasgos de personalidad como apertura y autocontrol, TDAH e incluso predictores de algunas enfermedades y longevidad”.

Aquellos genéticamente propensos a posponer el sexo o el primer nacimiento tuvieron mejores resultados de salud y longevidad, relacionados con un nivel socioeconómico más alto durante la infancia

La experta añade que “demostramos que es una combinación de genética, predictores sociales y el entorno lo que impulsa el inicio reproductivo temprano o tardío. Fue increíble ver que la genética subyacente al sexo temprano y la fertilidad estaba relacionada con la desinhibición del comportamiento, como el TDAH, pero también con la adicción y el tabaquismo temprano. O aquellos genéticamente propensos a posponer el sexo o el primer nacimiento tuvieron mejores resultados de salud y longevidad en la vida posterior, relacionados con un nivel socioeconómico más alto durante la infancia”.

Los factores genéticos que impulsan el comportamiento reproductivo están estrechamente relacionados con enfermedades posteriores, como la diabetes tipo 2 y las enfermedades cardiovasculares.

“Es emocionante que la genética subyacente a estos comportamientos reproductivos pueda ayudarnos a comprender las enfermedades de la vida posterior”.

Mills concluye: “Comenzar temprano su viaje sexual tiene sus raíces en la desigualdad infantil, pero también tiene vínculos con problemas de salud, como el cáncer de cuello uterino y la depresión. Encontramos vínculos particularmente fuertes entre el inicio sexual temprano, el TDAH y el abuso de sustancias, como la edad temprana para fumar. Esperamos que nuestros hallazgos conduzcan a una mejor comprensión de la salud mental y sexual de los adolescentes, la infertilidad, las enfermedades de la vida posterior y los tratamientos para ayudar”.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD