PUBLICIDAD

Esterilidad e infertilidad
¿Os cuesta quedaros 'embarazados'? Os contamos las diferencias entre esterilidad e infertilidad, su frecuencia y diagnóstico, y las causas que las provocan para saber cómo abordarlas con entereza y éxito.

Causas de infertilidad

Actualizado: 6 de septiembre de 2019

Existen numerosos factores que pueden influir en la infertilidad femenina, desde la edad avanzada -a partir de los 35 años se produce una disminución de la fertilidad y, a partir de los 40, desciende drásticamente la posibilidad de lograr un embarazo de forma natural-, hasta problemas de salud, un estilo de vida inadecuado que incluya el consumo de tóxicos como alcohol y tabaco, o una dieta inadecuada, e incluso el exceso de ejercicio físico. Algunas de las causas más comunes de infertilidad son:

  • Factores genéticos: las anomalías cromosómicas justifican el 40-60% de los abortos, y constituyen una causa muy frecuente de aborto espontáneo.
  • Factores anatómicos: representan el 15-20% de las causas de aborto de repetición y un ejemplo puede ser una lesión en las trompas de Falopio. La endometriosis, que consiste en el crecimiento del tejido endometrial fuera del útero, también dificulta o impide el embarazo.
  • Factores endocrinos: su incidencia en el aborto de repetición es del 2-9%. Las causas principales de aborto de repetición dentro de este grupo son alteraciones en la secreción hormonal durante el ciclo ovulatorio, diabetes, obesidad y alteraciones tiroideas.
  • Enfermedades infecciosas: principalmente la sífilis, pero también otras como la enfermedad inflamatoria pélvica.
  • Factores inmunológicos: las enfermedades autoinmunes también afectan negativamente a la posibilidad de concebir y de que el embarazo transcurra sin poblemas y dé lugar al nacimiento de un bebé. Entre las patologías que influyen en la gestación está, por ejemplo, el lupus.
  • Factores masculinos: la calidad del esperma, anomalías cromosómicas, la edad paterna y los factores ambientales externos, como la exposición a determinados tóxicos (alcohol, tabaco, contaminación…).
  • Factores psicológicos. Los elevados niveles de estrés y ansiedad alteran también la función reproductiva.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD