Ser consumidor de cannabis ligado a más riesgo de problemas mentales

Si consumes cannabis habitualmente puedes tener un riesgo 'mucho mayor' de desarrollar mala salud mental, hasta tres veces más probabilidades de depresión y ansiedad, y siete ves más riesgo de psicosis o esquizofrenia.
Escrito por: Natalia Castejón

04/10/2021

Cannabis empeora la salud mental

Las personas que habitualmente consumen cannabis, una droga depresora del sistema nervioso, tienen más probabilidades de desarrollar problemas de salud mental, como ansiedad o depresión, e incluso otros más graves como psicosis o esquizofrenia. Así lo ha revelado un estudio llevado a cabo por miembros de la Universidad de Birmingham y el Instituto de Investigación en Salud Aplicada (Reino Unido).

El trabajo se ha basado  en una de las cohortes más grandes jamás exploradas en este campo, en concreto, en los registros de 787 consultas de médicos de cabecera de Reino Unido comprendidas entre 1995 y 2018. En total se consiguieron datos de 28.218 personas consumidores de cannabis en forma de hachís o de marihuana, y se compararon con 56.208 participantes que no tomaban esta droga.

Los resultados, publicados en la revista Psychological Medicine, mostraron que aquellos que consumían cannabis de manera habitual tenían tres veces más riesgo de acabar desarrollando problemas de salud mental como la ansiedad o la depresión, y casi siete veces más probabilidades de psicosis y esquizofrenia.

Consumir cannabis se ha asociado a antecedentes en el consumo de otras drogas como heroína, cocaína y anfetaminas

Por otro lado, también se encontró que las personas que tienden a fumar cannabis, también presentaban tasas mucho más altas de contar con antecedentes en el consumo de otro tipo de drogas, como es la cocaína, la heroína y las anfetaminas.

Creer que el cannabis es una droga segura es un error

Según explica Clara Humpston, autora principal de la investigación, “a menudo se considera que el cannabis es una de las drogas 'más seguras' y también se ha mostrado prometedora en las terapias médicas, lo que ha llevado a reclamar su legalización a nivel mundial. Aunque no podemos establecer una relación causal directa, nuestros hallazgos sugieren que debemos seguir actuando con cautela, ya que la noción de que el cannabis es una droga segura puede estar equivocada”.

Por ello, los autores creen que se deben tener en cuenta estos resultados y es necesario adoptar medidas para prevenir y detectar el consumo de drogas, además de implementar medidas de apoyo que ayuden a evitar las consecuencias nocivas de este consumo para la salud.

Los investigadores han informado de que en los estudios futuros sobre este tema se tendrá que analizar más a fondo las cantidades de cannabis consumidas o la potencia que tienen los ingredientes y sus efectos directos sobre la salud mental.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD