Sarcopenia
La sarcopenia consiste en la pérdida de masa y potencia muscular que se produce a consecuencia del envejecimiento, o por llevar una vida sedentaria. Conoce sus consecuencias y cómo prevenir su aparición.

Consecuencias de la sarcopenia

Hombre mayor sufre una caída
La sarcopenia aumenta el riesgo de sufrir caídas y fracturas, así como la necesidad de ingresar en centros especializados.

Actualizado: 11 de noviembre de 2016

Existe una clara relación entre la pérdida de masa y potencia muscular que produce la sarcopenia y la pérdida de independencia funcional para realizar las actividades de la vida diaria, que contribuye a las caídas, fracturas, y necesidad de ingreso en centros especializados como las residencias para mayores.

  • Discapacidad y dependencia: las consecuencias de la sarcopenia se deben a la pérdida de masa muscular, de tal forma que los ancianos afectados por esta entidad son más débiles que las personas con una masa muscular normal. Cuando a pesar de su edad las personas mayores mantienen una buena forma física y llevan una vida activa, son más independientes para realizar las actividades del día a día, consiguiendo además sobrellevar mejor, en caso de padecerlas, las enfermedades crónicas. Por su parte, los ancianos con mala forma física, a medida que se van debilitando requieren cada vez más esfuerzo para realizar actividades rutinarias. La debilidad va conduciendo progresivamente al desuso, apareciendo finalmente la sarcopenia y, con ella, la discapacidad y la dependencia.
  • Caídas y fracturas: a los ancianos con sarcopenia y debilidad en las extremidades inferiores les resulta difícil realizar actividades como la marcha, levantarse de una silla, subir escaleras, o caminar a un paso ligero y, por lo tanto, tienen un mayor riesgo de caídas y fracturas.
  • Aumento de la mortalidad y de la necesidad de ingresar en centros especializados: está demostrada la relación entre la menor masa muscular, la dependencia, la institucionalización en centros de mayores y la mortalidad. Por tanto, la sarcopenia es uno de los principales factores de riesgo de discapacidad, calidad de vida deficiente, morbilidad y mortalidad en la población anciana.
  • Mayor posibilidad de desarrollar otras enfermedades: la sarcopenia puede tener repercusiones no solo sobre el músculo, sino también sobre otros muchos órganos y sistemas. Al perder masa muscular los pacientes con sarcopenia consumen más proteínas para producir energía. Si a esto le sumamos la baja ingesta de alimentos, que es frecuente en personas mayores, se entiende por qué la enfermedad afecta mucho más a los ancianos que a los adultos más jóvenes. Y se ha visto que la sarcopenia puede contribuir a incrementar el riesgo de padecer enfermedades crónicas como la osteoporosis y la diabetes.
  • Alteración para regular la temperatura corporal: la pérdida de masa muscular puede influir significativamente sobre la capacidad del organismo para regular la temperatura corporal en ambientes fríos y calurosos. 

Creado: 25 de junio de 2015

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD