PUBLICIDAD

Dieta y nutrición
Hambre emocional
A veces comemos por aburrimiento, por tristeza, por estrés o ansiedad. Es lo que se conoce como hambre emocional, que nos empuja a comer al confundir los sentimientos con el apetito sin ser conscientes de ello.
Escrito por Adrián Cordellat, Periodista especializado en maternidad, educación y salud

Qué es el hambre emocional

Mujer con hambre emocional

Las personas con hambre emocional tienen a recurrir a la comida para suplir problemas emocionales lo que les proporciona un falso bienestar.

Como su nombre indica, el hambre emocional es un trastorno alimentario que está muy relacionado con las emociones y los sentimientos que experimentamos. Así, de manera repentina, podemos sentir una enorme necesidad de comer, pero ni siquiera sabemos el qué ni el porqué de esa urgencia. Luego, una vez que nos saciamos con lo primero que encontramos a nuestro alcance, podemos acabar experimentando un sentimiento de culpa porque eso que hemos consumido no ha satisfecho nuestras necesidades, que efectivamente eran de otro tipo. ¿Qué consecuencias tiene este desorden alimentario? ¿A quién afecta? ¿Podemos controlarlo?

El hambre emocional, también conocido como ingesta emocional, es un trastorno de la alimentación que, según Elia Frías Moreno, psicóloga experta en nutrición y fundadora de Globalpsique, hace referencia a “una conducta desadaptativa y desequilibrada motivada básicamente por factores psicológicos, biológicos y familiares”. En virtud de esta conducta, la relación funcional que todos mantenemos con la comida deja de serlo, convirtiendo a ésta (o a determinados alimentos), en “un refuerzo positivo a corto plazo, con el fin desesperado de mejorar un bajo estado de ánimo”.

De esta manera, los atracones de comida se convierten en una herramienta fácil para aliviar a corto plazo la tristeza, el estrés, la ansiedad o el aburrimiento, “pero a medio y largo plazo, provocan un aumento de sentimientos negativos, de forma que se recurre a la comida como consuelo, para intentar controlar el estado de ánimo y sentirse mejor”. Entramos así en un círculo vicioso del que pude ser complicado salir sin la ayuda de un especialista.

La diferencia fundamental con el hambre físico es que éste llega de forma gradual (poco a poco vamos sintiendo la necesidad de comer), mientras que el hambre emocional llega de forma repentina, sin avisar, y necesita ser satisfecha de forma rápida, generalmente con productos muy específicos y normalmente poco saludables, de ahí en parte los sentimientos de culpa posteriores. Como explica Elia Frías, “antes de comer aparece la ansiedad, lo que provoca una falta de autoconsciencia en el momento de comer”.

La comida como falso consuelo emocional

Según la especialista, “la evasión y la rapidez al comer” generan una sensación de falso bienestar a muy corto plazo: “Por decirlo metafóricamente, aquello que nos provoca ansiedad funciona como el pedal del acelerador de un coche de rally. La ansiedad pisa a fondo el pedal y la sensación de velocidad es la comida, hasta que llega un momento en que el coche va demasiado rápido y es imposible de controlar”.

¿Y la felicidad, puede ser también causa o desencadenante del hambre emocional? Para Elia Frías sería un concepto diferente, ya que cuando sentimos una felicidad intensa o euforia “podemos perder el control momentáneamente e ingerir aquellos alimentos que quizás no nos convienen mucho de forma impulsiva”, como puede darse en el caso de celebraciones familiares o con amigos. Sin embargo, la diferencia radica precisamente en el sentimiento que dispara este comportamiento: “Cuando se está celebrando algo, el sentimiento que subyace siempre es positivo. Normalmente cuando comemos de más por un sentimiento de euforia no estamos solos, suele haber otras personas con nosotros y nos sentimos felices de poder compartir. Lo que dispara el hambre emocional es siempre un sentimiento negativo y, generalmente, la conducta se da en solitario. La persona utiliza la comida para sentirse mejor, como consuelo a un vacío emocional”.

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Adrián Cordellat

Periodista especializado en maternidad, educación y salud
Adrián Cordellat

PUBLICIDAD

Entrevista con el experto

Diego de Olmedilla, creador del Método Thinking para adelgazar

Diego de Olmedilla, creador del 'Método Thinking' para adelgazar.

Diego de Olmedilla

Creador del Método Thinking para adelgazar
“La gente que viene a Thinking cree que viene a adelgazar, pero en realidad viene a dejar de sufrir. La obesidad produce un sufrimiento brutal, sobre todo a las mujeres, no solo porque esté peor visto socialmente en ellas, sino porque las mujeres se exigen más a sí mismas”

PUBLICIDAD

Salud en cifras

9,7
gramos de sal diarios consume de media cada español, el doble de lo que recomienda la OMS
'Fuente: 'Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN)''