PUBLICIDAD

Bebés y niños
Educación Infantil al aire libre
Descubre en qué consiste y cómo se desarrolla el modelo pedagógico de educación al aire libre, que apuesta por el aprendizaje en plena naturaleza, con todos los beneficios que conlleva para los niños.
Escrito por Amparo Luque, Periodista experta en embarazo e infancia
Revisado por Philip Bruchner, Impulsor del proyecto Bosquescuela

Ventajas de la educación en la naturaleza

Varios niños van de la mano en el campo

Educarse al aire libre fortalece el sistema inmune de los niños y previene la obesidad infantil, entre otros beneficios.

A los niños les produce un placer, casi innato, el poder saltar, correr, trepar o jugar al aire libre. Por eso, el vínculo de la educación con la naturaleza es tan beneficioso para ellos. De hecho, se realizan continuamente investigaciones que analizan cómo influye positivamente que los niños se desarrollen dentro del medio natural. Por ejemplo, un estudio sobre el impacto de las zonas verdes en el desarrollo cognitivo, realizado por un equipo de investigadores del Centro de Investigación en Epidemiología Ambiental (CREAL), de la Universidad de California y de otras instituciones europeas ha concluido que aprender rodeado de naturaleza mejora procesos como la memoria, la atención y la resolución de problemas.

Y es que parece ser que los beneficios de la enseñanza al aire libre son varios, y en diversos ámbitos, como destaca Silvia Corchero, educadora auxiliar de Bosquescuela Cerceda: “el contacto con la naturaleza y la libertad de movimiento beneficia el desarrollo físico, emocional y cognitivo de los niños y niñas”. Concretando un poco más, los defensores de la metodología de la educación al aire libre destacan todas estas ventajas para los pequeños:

  • El sistema inmunitario se fortalece y se dan menos casos de obesidad (los niños caminan mucho y realizan más ejercicio), de asma y de alergias.
  • Las habilidades motoras (equilibrio, agilidad y coordinación) mejoran al educarse en un entorno natural.
  • El aprendizaje en la educación al aire libre es más efectivo porque está basado en la experiencia. Los pequeños observan, atienden y se concentran más (están más alerta que cuando se encuentran en un aula cerrada). También muestran una mejoría en su capacidad de razonamiento y de toma de decisiones.
  • Se produce un desarrollo del espíritu emprendedor y de la iniciativa propia, así como de la autonomía. Al mismo tiempo se observa que los niños tienen más autodisciplina.
  • Los pequeños que acuden a este tipo de escuelas son más creativos e imaginativos, mostrando mayor fantasía.
  • Se potencia el trabajo en equipo y el sentido de cooperación. Los niños ayudan mucho a los demás.
  • Los pequeños muestran más cuidado y defensa del medioambiente (y adquieren amplios valores éticos).
  • Se produce un desarrollo socioafectivo muy positivo. Los niños tienen menos estrés y tensión y, en este sentido, parece que se minimizan comportamientos violentos.

Además, Silvia Corchero indica que “en la naturaleza disminuyen mucho los casos de niños y niñas  “sobrediagnosticados por déficit de atención e hiperactividad”.

En definitiva, la educación al aire libre se configuraría como una opción saludable para nuestros pequeños, tanto mental como físicamente, que les ofrece experiencias difíciles de llevar a cabo en espacios cerrados. Valorémosla.

Actualizado: 9 de Mayo de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Amparo Luque

Periodista experta en embarazo e infancia
Amparo Luque

PUBLICIDAD

Salud en cifras

15.000
niños menores de cinco años murieron cada día en 2016
'Fuente: 'Informe 'Niveles y Tendencias en la Mortalidad Infantil 2017', publicado con UNICEF, el Banco Mundial y la División de Población de UNDESA''

PUBLICIDAD