PUBLICIDAD

Belleza y bienestar
Higiene íntima masculina
Los hombres han de cuidar su higiene íntima tanto como las mujeres. Te ofrecemos pautas y consejos para el correcto aseo diario de los genitales y evitar problemas como la irritación o las infecciones.
Escrito por Enrique González, Periodista experto en salud y bienestar

Problemas relacionados con la falta de higiene íntima masculina

Problemas relacionados con la falta de higiene íntima masculina

Una higiene íntima masculina deficiente puede acarrear diferentes tipos de problemas. Algunos se quedarán en simples molestias, pero en otros casos podrían complicarse y dar lugar a infecciones más serias. Por ello, es imprescindible el lavado diario de los genitales para tratar de evitar síntomas como:

  • Picores y molestias: pueden deberse a una reacción puntual de nuestro cuerpo, pero si la comezón persiste es un síntoma de posible infección de diversa consideración.
  • Mal olor: la falta de higiene provoca la acumulación de sudor, bacterias y células muertas de la piel, que originan un olor desagradable. No tiene por qué ser un problema de salud en sí, pero perjudicará especialmente tus relaciones sexuales.
  • Acumulación de esmegma: es precisamente una de las causas del mal olor. El esmegma es una secreción natural del cuerpo para lubricar los genitales, pero que si se mezcla con grasa, células muertas, hormonas y otras sustancias del cuerpo, origina esa masa blanquecina de olor pestilente.
  • Irritación e inflamación: otra de las causas de una mala higiene íntima puede ser la irritación o inflamación de los genitales. Igualmente, lavar en exceso la zona, con demasiada fruición, o utilizar determinados productos (como desodorantes, talco o jabones perfumados) irritará la piel.
  • Infecciones: la acumulación de bacterias y otros microorganismos en los órganos sexuales de manera prolongada es una de las causas de infecciones. Las más comunes son las relacionadas con las vías urinarias (debido a la acumulación de bacterias de la orina en el prepucio), o los hongos (que derivan en una inflamación del glande o prepucio conocida como balanitis). Estas infecciones pueden ser más graves si se trata de una situación prolongada, y pueden transmitirse a la pareja durante las relaciones sexuales.

Por lo general cualquiera de estos síntomas se resuelve mediante una correcta limpieza cotidiana de la región genital, pero si el problema se acentúa lo mejor es que acudas al especialista para que valore la situación y te proporcione una solución.

Actualizado: 6 de Agosto de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD