PUBLICIDAD

Noticias Dieta y nutrición

El consumo moderado de cerveza protege el corazón

Beber cerveza de forma moderada puede prevenir la aparición de lesiones de miocardio agudas asociadas al infarto y mejorar la función cardiaca, según las conclusiones de un estudio realizado con ratones.
Jarra de cerveza buena para el corazón

El xanthohumol, un antioxidante del lúpulo de la cerveza, ejerce un efecto protector sobre el corazón.

14 de Mayo de 2013

Beber cerveza de forma moderada podría prevenir la aparición de lesiones de miocardio agudas asociadas al infarto y mejorar la función cardiaca global, de acuerdo con las conclusiones de un estudio publicado en ‘Basic Research in Cardiology’, que se acaba de presentar en el Colegio de Farmacéuticos de Granada.

La investigación se ha llevado a cabo con ratones de laboratorio a los que se administró una dieta rica en colesterol durante diez días, en la que se incluyó también cerveza en diversas cantidades. A un grupo de animales se le dio 12,5 g de alcohol diarios, a otro 25 g, otro tomó cerveza sin alcohol y, por último, se formó un grupo control que no ingirió cerveza en ningún momento.

El consumo moderado de cerveza en un modelo animal al que se le indujeron altos niveles de colesterol a través de la dieta demostró un efecto protector frente a los daños derivados de un infarto de miocardio

Tras inducir infartos a los ratones, estos continuaron con la misma dieta durante otros 21 días, y los investigadores observaron que los animales cuyo consumo de cerveza tradicional había sido de leve a moderado presentaban un menor estrés oxidativo y apoptosis–muerte de las células–, mejor fibrosis reparadora en el corazón y una mejor función cardiaca a nivel global.

Estudios previos realizados con pacientes con enfermedades coronarias y personas con factores de riesgo cardiovascular ya habían mostrado que el consumo moderado de alcohol –de 10 a 30 g diarios– se asociaba a una disminución en el riesgo de sufrir un infarto de miocardio o la muerte. También hay evidencias científicas que revelan que el xanthohumol –un antioxidante natural que contiene el lúpulo de la cerveza– ejerce un efecto protector sobre la salud cardiovascular.

Los autores del trabajo explican que en el estudio se ha comprobado que el consumo moderado y regular de cerveza –tradicional o sin alcohol– en un modelo animal al que se le habían inducido altos niveles de colesterol a través de la dieta, protege al corazón de los daños derivados del infarto de miocardio. Según sus datos, diversas sustancias con propiedades antioxidantes que contiene la cerveza son las responsables de esta acción protectora y de la mejora de la función cardiaca tras el infarto.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD