PUBLICIDAD

Noticias Dieta y nutrición

Los plátanos contra el VIH

Plátanos

21 de Marzo de 2010

Un estudio de la Universidad de Michigan en EE.UU., publicado en la revista Journal of Biological Chemistry, ha revelado que la lectina (BenLec), una sustancia natural presente en los plátanos, es tan eficaz contra el VIH como dos fármacos empleados en el tratamiento.

Las lectinas son proteínas que se unen al azúcar y tienen la capacidad de identificar patógenos externos, como los virus, y unirse a estos invasores. Los autores del estudio comprobaron que BenLec, la lectina de los plátanos puede reprimir la infección por el virus del sida uniéndose a la proteína del VIH-1 -la gp120-, que contiene azúcar, e impidiendo que penetre en el organismo.

Tras desarrollar un método para obtener el BenLec de los plátanos, los científicos comprobaron que su eficacia antiVIH es similar a la de dos fármacos que se emplean en la actualidad para tratar la enfermedad: T-20 y maraviroc.

El director del estudio, Michael D. Swanson, explica que el virus del VIH puede mutar y volverse resistente a los fármacos utilizados para combatirlo; sin embargo, esto es más complicado con el uso de lectinas, porque estas se unen a los azúcares en diferentes zonas de la cubierta del VIH, lo que obligaría al virus a desarrollar numerosas mutaciones para evitarlas.

Ahora, Swanson y su equipo pretenden desarrollar un método para modificar BenLec de forma que se puedan mejorar sus posibilidades de uso en la práctica clínica. Aunque podrían pasar años antes de que se pudiera emplear esta sustancia en el tratamiento contra el VIH, los investigadores piensan que sería de ayuda, tanto solo como en combinación con otros fármacos, y señalan que con BenLec las terapias serían más baratas y proporcionarían una protección más amplia.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

5%
de reducción de la vacunación del sarampión en niños de 2 a 11 años puede triplicar su incidencia en estas edades
'Fuente: 'Universidad de Stanford y Escuela de Medicina Baylor (Estados Unidos)''