PUBLICIDAD

Ejercicio y deporte
Saco búlgaro
El saco búlgaro es ideal para aumentar tu rendimiento deportivo. Te enseñamos a elegir el más adecuado para ti, los mejores ejercicios para aprovechar todas sus ventajas, y cómo evitar lesiones con su uso.
Escrito por L. García, Periodista especializada en tercera edad, belleza y ejercicio

Cómo usar un saco búlgaro: consejos para principiantes

Consejos para usar el saco búlgaro

Es importante regular muy bien las subidas de peso en el entrenamiento con sandbag.

Si has decidido incluir un saco búlgaro en una rutina de entrenamiento, te ofrecemos algunos consejos que te ayudarán a sacarle el máximo partido a este tipo de material deportivo y a evitar lesiones en su uso:

  • Consultar antes con un experto. La entrenadora personal Elena Malova avisa de que “los más novatos deben empezar con unos sacos livianos, y aprender primero las técnicas correctas junto con un entrenador”. Es la forma más adecuada para introducirse en el uso de esta herramienta y evitar lesiones por un movimiento incorrecto con un peso excesivo.
  • Prevenir posibles lesiones. “Los errores técnicos tienen poco margen de corrección, pudiendo provocar lesiones”, asegura Christian Ducos, creador del sistema de entrenamiento LynxCross, que añade que “una mala técnica tiene poco margen de corrección en el momento de la acción, debido a la naturaleza dinámica de los ejercicios”.
  • Avanzar poco a poco. Este experto menciona también algo importante para quienes ya tienen experiencia con mancuernas o barras: “hay que tener en cuenta que la lógica de relación de pesos con el entrenamiento balístico –con saco búlgaro– es distinta, porque tan sólo dos kilos de diferencia entre los sacos es realmente apreciable”. Por ello, es importante regular muy bien las subidas de peso en este tipo de entrenamiento.
  • No tratar de imitar tutoriales online. Se trata de uno de los errores más habituales para aquellos que empiezan a trabajar con el saco búlgaro sin un entrenador que los oriente, y es perjudicial porque quienes los realizan son habitualmente expertos preparados para ello, por lo que difícilmente se podrá aprender la técnica correcta, e incluso es más complicado mantener su ritmo de ejecución y el mismo tiempo de actividad que esos profesionales de Internet haciéndolo lo más parecido posible a ellos. El cansancio llegará antes, y si esto se añade a no tener la técnica depurada, el riesgo de lesiones se dispara.

Actualizado: 18 de Mayo de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD