Las calcomanías pueden dañar la función barrera protectora de la piel

Las calcomanías o tatuajes temporales son muy comunes en los niños, aunque parecen inofensivos un estudio ha demostrado que podrían alterar la función barrera protectora de la piel, por lo que se deben usar con precaución.
Escrito por: Natalia Castejón

25/05/2021

Calcomanías: un riesgo para la piel

Los tatuajes están más de moda que nunca y los niños, como quieren imitar todo lo que hacen los mayores, también quieren los suyos, aunque estos sean temporales. Hablamos de las calcomanías, unas impresiones que se adhieren por unos días a la piel y que son especialmente populares entre los niños, que las reciben como regalo en dulces o juguetes. Ahora un estudio ha demostrado que hay que tener cuidado con ellas, pues pueden afectar la función barrera de la piel.

PUBLICIDAD

La investigación que lo advierte ha sido realizada por miembros de la Universidad de Granada (UGR), en ella se han analizado los efectos sobre la piel de los tatuajes permanentes hechos con aguja en la piel y los temporales que se colocan con agua. Los resultados de este trabajo se han publicado en el Journal of Clinical Medicine.

Las calcomanías pueden alterar la barrera epidérmica que protege la piel, dañándola especialmente si la persona ya tiene algún otro problema cutáneo previo, como dermatitis atópica o psoriasis. Además, se encontraron niveles de pérdida de agua transepidérmica mayores en los tatuajes temporales, en comparación con la piel no tatuada.

El riesgo de los tatuajes permanentes

“Los resultados muestran cómo en la piel con tatuajes adhesivos, en comparación con controles de piel no tatuada, se presentó menor temperatura, menor hidratación del estrato córneo y peor capacidad antioxidante total”, indica José Pablo Serrano, uno de los investigadores del estudio, por lo que alertan que hay que tener muchas precauciones antes de dejar que los niños se pongan estos dibujos sobre la piel.

PUBLICIDAD

Como decíamos al principio también se ha analizado los riesgos de los tatuajes permanentes, concluyendo que el proceso traumático generado por las agujas puede causar reacciones adversas cutáneas. La recomendación de los expertos es que antes de someterse a la sesión de tatuaje, se conozca bien el tipo de pigmentos que se van a usar en el proceso y su potencial alergénico, para poder así evitar efectos inesperados en la piel.

Por otro lado, se ha observado que la piel tatuada de manera permanente no parece afectar a la función barrera protectora de la piel, algo que sí parecen hacer los adhesivos. En conclusión, los investigadores alertan de que hay que tener mucha precaución a la hora de tatuarse con agujas, acudiendo a un centro de calidad que cumpla las medidas de higiene, y en el caso de los adhesivos saber los riesgos que conllevan para la epidermis.

PUBLICIDAD

Actualizado: 25 de mayo de 2021

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD