Método canguro inmediato en bebés prematuros mejora su supervivencia

Iniciar el método piel con piel entre el bebé y la madre inmediatamente tras un parto prematuro podría reducir hasta un 25% el riesgo de que los niños con muy bajo peso al nacer fallezcan, según un estudio coordinado por la OMS.
Escrito por: Natalia Castejón

27/05/2021

Piel con piel inmediato para prematuros

Poner a las madres en contacto piel con piel con los bebés prematuros inmediatamente después del parto podría reducir hasta un 25% el riesgo de que los neonatos con muy bajo peso fallezcan. Así lo ha demostrado un estudio capitaneado por investigadores del Karolinska Institutet (Suecia), coordinado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y realizado en países de ingresos bajos y medios, con la financiación de la Fundación Bill y Melinda Gates.

La propia OMS recomienda llevar a cabo el contacto continuo piel con piel o también llamado cuidado de madre canguro, que consiste en colocar al bebé recién nacido sobre el pecho de la madre. Lo que aconsejaba hasta ahora esta organización es que se hiciera en cuanto el bebé de bajo peso esté suficientemente estable, algo que en los neonatos de menos de 2 kg suele tardar varios días.

Practicar unas 17 horas de piel con piel en los tres primeros días de vida podría reducir hasta un 25% el riesgo de que los neonatos con muy bajo peso fallezcan

El trabajo, publicado en The New England Journal of Medicine, analizó a 3.211 bebés recién nacidos de cinco hospitales universitarios de Malawi, Ghana, India, Tanzania y Nigeria, países donde la tasa de mortalidad de los bebés prematuros con bajo peso –entre 1 y 1,8 kg– se estableció entre el 20% y el 30%. Y es que, cada año nacen más de 20 millones de niños con un peso por debajo de 2,5 kilos, más del 96% de ellos en países en desarrollo.

Menos intoxicaciones bacterianas en la sangre

Durante las primeras 72 horas de vida de los neonatos se les colocó una media de 17 horas al día sobre la piel de sus madres, mientras que al grupo de control solo se le proporcionó 1,5 horas al día de cuidado de madre canguro. Los resultados mostraron que la mortalidad en los primeros 28 días fue del 12% en el grupo de más horas de contacto piel con piel, y del 15,7% en el grupo control, lo que supone una reducción del 25%.

“La idea de dar contacto piel a piel inmediatamente después del parto a bebés muy pequeños e inestables ha encontrado una resistencia bastante fuerte, pero alrededor del 75% de las muertes ocurren antes de que se considere que el bebé es suficientemente estable”, explica Nils Bergman, uno de los autores de la investigación.

La OMS está revisando sus recomendaciones actuales sobre el cuidado madre canguro, publicadas en 2015, a la luz de estas nuevas pruebas

Además, también se observó que los bebés que pasaban más horas en contacto directo con sus madres tenían menos riesgo de temperatura corporal baja y de intoxicación bacteriana en la sangre. Todo esto, según los investigadores, se traduce en que si se realizase esta práctica piel con piel inmediatamente después del parto se podría evitar la muerte de unos 150.000 neonatos cada año.

“El mensaje principal es que los recién nacidos de bajo peso deben recibir contacto piel con piel inmediatamente después del nacimiento y, posteriormente, en una unidad de cuidados pareados madre-hijo, donde las madres y los bebés son atendidos juntos sin tener que separarse”, opina Björn Westrup, consultora e investigadora del Departamento de Salud de la Mujer y el Niño, Karolinska Institutet y coiniciadora del estudio con Nils Bergman. “Nuestros resultados sugieren que este modelo de atención, que en sí mismo no requiere recursos, podría tener efectos importantes en la salud”.

A raíz de esta investigación, la Organización Mundial de la Salud está revisando sus recomendaciones actuales sobre el cuidado madre canguro, publicadas en 2015, a la luz de estas nuevas pruebas.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD