PUBLICIDAD

Los bebés de hogares bilingües enfocan más rápido su atención

Los bebés de entre siete y nueve meses de edad que se crían en hogares donde se habla más de un idioma tienen una mayor capacidad para cambiar el enfoque de su atención de forma más rápida, según un novedoso estudio.
Escrito por: Natalia Castejón

28/02/2020

Niño bilingüe

Los bebés que viven en hogares bilingües donde se habla al menos dos idiomas diferentes son capaces de cambiar su atención de una cosa a otra con mayor rapidez, en comparación con los que oyen un solo idioma desde que nacen, lo que indica que no solo hablar, sino también escuchar un segundo idioma, podría considerarse una potencial ventaja para los niños. Este ha sido el principal hallazgo de un estudio realizado por un equipo de la Universidad Anglia Ruskin (ARU).

La investigación, que se ha dado a conocer gracias a su publicación en la revista Royal Society Open Science, se llevó a cabo con 102 bebés de entre siete y nueve meses de edad a los que les analizaron los movimientos oculares que hacían mientras llevaban a cabo una serie de tareas, como cuando se les mostraban dos imágenes una al lado de la otra, o al incluir una nueva imagen en su campo de visión.

Los niños criados en entornos bilingües eran un 33% más rápidos a la hora de fijar su mirada en una nueva imagen

Los resultados mostraron que los niños de hogares bilingües cambiaban la atención de una imagen a otra de manera más rápida que los que solo escuchaban un idioma en casa, lo que podría significar que están explorando más lo que acontece en su entorno más directo. Según el Dr. Dean D’Souza, uno de los autores, los ambientes bilingües son más variables e impredecibles, por lo que para los bebés pueden ser más difíciles de aprender, y requieren más atención.

Los niños de hogares bilingües buscan información adicional

Cuando se incluía una nueva imagen en el campo visual de los pequeños, los que estaban siendo criados en un entorno en el que se hablaba más de un idioma eran un 33% más rápidos a la hora de fijar su mirada, en comparación con los de hogares monolingües. La investigación sugiere que los primeros se adaptan a las circunstancias más complejas buscando información adicional, de ahí que cambien la vista de manera más rápida.

D’Souza también ha añadido que observar el entorno de manera más rápida y con mayor frecuencia podría ser útil a la hora de combinar sonidos ambiguos del habla con los movimientos que se hacen con la boca. Además, los investigadores han informado de que continúan investigando si esta cualidad tiene efectos en cascada durante el proceso de desarrollo, por ejemplo, interfiriendo en el comportamiento de niños y adultos.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD