Los niños que escriben a mano aprenden más y recuerdan mejor

Escribir a mano mejora el aprendizaje de niños y adultos, además de aumentar la capacidad de recordar lo que se ha escrito, al parecer podría deberse a que la caligrafía activa partes sensoriomotoras del cerebro.
Escrito por: Natalia Castejón

02/10/2020

Niña escribiendo a mano y haciendo sus tareas escolares

Cada vez son más las escuelas que apuestan por un método de enseñanza con dispositivos electrónicos, lo que reduce la cantidad de texto que escriben los niños a mano, algo que, según un estudio realizado por investigadores de la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología (Noruega), podría interferir en el correcto desarrollo de su inteligencia.

La investigación, que se ha publicado en la revista Frontiers in Psychology, ha revelado que los niños y adultos que escriben a mano aprenden más y recuerdan mejor que los que lo hacen a través de teclados o pantallas. Por ejemplo, explica Audrey van der Meer, autora del trabajo, cuando se escribe sobre un papel la lista de la compra o los apuntes de clase se recuerdan mejor después que si se hace en un dispositivo digital.

El cerebro tiene más actividad cuando se escribe a mano

Al parecer, esto se debe a que el cerebro de los niños y de los adultos jóvenes está más activo cuando se toman notas a mano que en un teclado. Van der Meer asegura que el uso de papel y lápiz hace que el cerebro tenga más ganchos para colgar los recuerdos y provoca mucha más actividad en las partes sensoriomotoras del cerebro, que se generan por la presión del lápiz sobre el papel, el sonido al escribir y al mirar las letras que se van escribiendo.

El cerebro se activa más al escribir a mano por los estímulos como la presión del lápiz sobre el papel, el sonido al escribir o al ver las letras que se escriben

Todo esto, según la investigadora, crea un contacto entre varias partes del cerebro distintas y abre un mejor camino al aprendizaje y a la memoria. Para llegar a todas estas conclusiones, los autores analizaron la actividad cerebral de 12 niños de unos 12 años de edad de media y 12 adultos jóvenes de 23 años de media, que se midió con electroencefalogramas con redes para la cabeza con más de 250 electrodos.

Con este trabajo, los investigadores pretenden concienciar de la importancia de escribir a mano, especialmente a edades tempranas en las escuelas, pues son conscientes del auge de los dispositivos electrónicos en los métodos de enseñanza y, aunque creen que tienen aspectos positivos, subrayan la importancia de no dejar de lado los beneficios que aporta la caligrafía.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD