PUBLICIDAD

Los niños que no duermen suficiente comen peor y hacen menos ejercicio

Los niños y adolescentes que duermen menos de lo aconsejado llevan un estilo de vida menos saludable, tienen peores hábitos alimenticios y son más sedentarios, lo que repercute en su salud y rendimiento físico.
Escrito por: Natalia Castejón

16/11/2018

Niña que no duerme

Un estudio encabezado por el investigador Labros Sidossis de la Rutgers University, en New Brunswick (EE.UU.) ha observado una asociación entre una duración del sueño insuficiente en niños y adolescentes con un estilo de vida menos saludable, que incluye peores hábitos alimenticios –consumir comida rápida o dulces con mayor regularidad, o saltarse el desayuno–, mayor sedentarismo, pasar más tiempo frente a las pantallas, y mayores índices de sobrepeso y obesidad.

Estas conclusiones, que han sido publicadas en el Journal of Clinical Sleep Medicine, se han obtenido gracias a los datos de población recogidos por investigadores de la Harokopio University (Grecia) en 2015, en los que se analizaron cuestionarios sobre el tipo de alimentación, las horas de descanso entre semana y durante los fines de semana, las actividades sedentarias y el ejercicio físico de 177.091 niños de entre ocho y 17 años.

Un descanso suficiente aumenta la energía durante todo el día, y permite que los niños estén más activos físicamente

Los resultados dejaron ver que cerca de un 40% de los participantes durmieron menos de lo recomendado por la Academia Americana de Medicina del Sueño. Esta institución determina que los niños entre los seis y los 12 años deben dormir de nueve a 12 horas cada noche, mientras que para los adolescentes de entre 13 a 18 años recomiendan descansar entre ocho y 10 horas para una salud óptima. Concretamente, el 42,1% los niños tuvieron un descanso insuficiente frente a un 32,8% de los adolescentes; además, la falta de sueño tuvo una mayor incidencia en los varones que en las mujeres, un 42,3% frente a un 37,3, respectivamente.

Dormir más mejora la condición física aeróbica de los niños

Otro hallazgo que Labros Sidossis ha catalogado de sorprendente es que los niños que duermen las horas necesarias para su edad presentan una mejor condición física aeróbica que los que tienen un sueño inferior. Según cree este investigador, un descanso suficiente aumenta la energía durante todo el día, por lo que dormir lo recomendado hace que los niños estén más activos físicamente y disfruten de una mayor capacidad aeróbica.

En función de los resultados, los autores subrayan la importancia de que se promuevan entre los más pequeños y adolescentes unas pautas para conseguir un sueño suficiente, que podrá repercutir en la dieta, en el ejercicio físico y en la energía de los menores, logrando así un mayor rendimiento físico y una mejor salud general.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD