PUBLICIDAD

Noticias Belleza y bienestar

Asocian contaminación y trastornos mentales en niños

Investigadores suecos encuentran una asociación estadística entre la mala calidad del aire y un aumento del número de niños y adolescentes que toman medicamentos para el tratamiento de trastornos mentales.
Asocian contaminación y trastornos mentales en niños

La mala calidad del aire en los entornos urbanos se ha relacionado en diversos estudios con un aumento de los problemas de salud de la población.

06 de Julio de 2016

La mala calidad del aire que respiramos en los entornos urbanos se ha relacionado en diferentes estudios con un incremento en los problemas de salud de la población, especialmente entre los más jóvenes. Un nuevo estudio epidemiológico, en el que se han analizado los datos de más de 500.000 niños y adolescentes de Suecia, ha revelado una asociación estadística entre la contaminación atmosférica y un mayor consumo de fármacos indicados para el tratamiento de trastornos mentales en la población joven.

En la investigación, que ha dirigido Ana Oudin, del Departamento de Salud Pública y Medicina Clínica, Ocupacional y Ambiental de la Universidad de Umea, en Suecia, y se ha publicado en BMJ Open, se ha comprobado que en aquellas zonas de Suecia donde el aire estaba más contaminado, había una mayor cantidad de niños y adolescentes que seguían un tratamiento médico dirigido a controlar sus problemas psiquiátricos.

La contaminación del aire se relaciona con el riesgo de que niños y adolescentes tengan que tomar medicamentos para uno o más problemas psiquiátrico

Los investigadores analizaron los datos de prescripción de fármacos en la población menor de 18 años en los distritos de Estocolmo, Västra Götaland, Skane y Västerbotten, y contrastaron dicha información con el Registro Nacional Sueco de concentraciones en la contaminación atmosférica. Para evitar interferencias en el estudio, se obviaron los datos de jóvenes que tuvieran familiares directos afectados por trastornos psiquiátricos, y los que procedieran de familias con factores sociales (nivel socio-económico, educación…), que pudieran influir sobre los resultados.

Las conclusiones del trabajo señalan que la contaminación del aire se relaciona con el riesgo de que niños y adolescentes tengan que tomar medicamentos para uno o más problemas psiquiátricos. En el caso de un contaminante asociado a la combustión de hidrocarburos (por ejemplo, en vehículos a motor) como el dióxido de nitrógeno, los resultados mostraron un incremento del 9% en la prescripción de este tipo de fármacos por cada aumento de 10 microgramos por metro cúbico de este tóxico en el aire que respiran los jovenes.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD