PUBLICIDAD

Crecer en zonas con contaminación por diésel puede provocar asma

Las partículas diésel que se encuentran en el ambiente no solo empeoran los síntomas del asma, sino que también pueden fomentar la aparición de esta patología en los niños que crecen expuestos a este tipo de contaminación.
Escrito por: Natalia Castejón

29/04/2019

Contaminación por diésel

Pasar la primera infancia en zonas en las que existe contaminación por partículas diésel en el ambiente aumenta el riesgo de poder desarrollar asma. Este ha sido el principal hallazgo de un estudio realizado por un equipo de científicos del Vall d’Hebron Institut de Recerca (VHIR) perteneciente al CIBER de Enfermedades Respiratorias (CIBERES).

En el trabajo –que se ha publicado en la revista Science of the Total Environment– se han analizado entre 130 y 150 investigaciones previas sobre los efectos del diésel en el desarrollo del asma. Los resultados, además de corroborar algunos estudios anteriores que aseguraban que este tipo de contaminación empeoraba los síntomas de la enfermedad respiratoria, también la señalaron como una de las posibles causas de su aparición.

El periodo entre el nacimiento y los cuatro años es clave

María Jesus Cruz, una de las autoras del estudio, explicó que los niños –concretamente entre el nacimiento y los cuatro años de edad– que viven en zonas con niveles elevados de contaminación por partículas diésel, sobre todo procedentes del humo de los coches propulsados por este tipo de combustible, tenían más probabilidades de desarrollar asma que los que habitaban zonas más limpias.

Según los investigadores, esto podría ser consecuencia de que el sistema inmunológico y los pulmones de los menores de cuatro años no están del todo formados, y el hecho de que se terminen de desarrollar en un entorno hostil dificulta que este sea óptimo y sano. También estudiaron los cambios que se producían a nivel molecular y encontraron que las partículas de diésel del ambiente hacían crecer el estrés oxidativo dentro de los pulmones.

Cuando las partículas diésel son elevadas en el ambiente erosionan el epitelio bronquial, lo que causa inflamación, cambios en el sistema inmune y asma

Al inhalar estas partículas los pulmones activan mecanismos defensivos que ayudan a evitar este estrés oxidativo, sin embargo, cuando hay grandes cantidades en el ambiente estas herramientas se quedan cortas y las partículas consiguen erosionar el epitelio bronquial, lo que causa inflamación, cambios en el sistema inmune –como la activación de las citoquinas TH17 y TH2, proteínas capaces de coordinar la respuesta del sistema inmunológico– y asma.

Otro de los descubrimientos de los científicos fue que las partículas diésel provocan cambios en el microbioma intestinal y pulmonar, pues además de tener efectos directos sobre el organismo también hacen que otros alérgenos que interfieren en el asma sean todavía más dañinos.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD