PUBLICIDAD

El momento de iniciar el pujo no afecta a las probabilidades de cesárea

Empezar a empujar en el parto nada más terminar la dilatación del cuello del útero, o demorarlo, no influye en las probabilidades de cesárea, sin embargo retrasar el pujo supone mayor riesgo de infección o hemorragia.
Escrito por: Caridad Ruiz

11/10/2018

El momento de iniciar el pujo no afecta a las probabilidades de cesárea

¿Cuándo hay que empezar a empujar en el parto para ayudar a nacer al bebé? La duda suele estar en si hacerlo cuando el cuello del útero ya está dilatado; iniciar el pujo cuando la mujer tenga la necesidad de pujar; o bien comenzarlo más tarde si se puede. Lo cierto es que los ginecólogos obstetras no se ponen de acuerdo sobre el momento más adecuado para comenzar los pujos en el periodo expulsivo del parto y evitar que este termine en una cesárea, pero ahora una investigación ha esclarecido un poco este dilema. Un estudio multicéntrico dirigido por la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington en St. Louis (EE.UU.) revela que el cuándo comenzar a pujar no tiene ningún efecto en si las mujeres dan a luz por vía vaginal o por cesárea.

La investigación, en la que participaron 2.414 embarazadas primíparas o primerizas, se ha publicado en el Journal of the American Medical Association, y se realizó para saber si los datos confirmaban lo que piensan algunos ginecólogos obstetras: que reprimir el pujo en el expulsivo, posible cuando la mujer recibe anestesia epidural, puede evitar cesáreas porque las contracciones uterinas ayudan a que la dilatación del cuello prosiga. La intención es evitar las complicaciones que conlleva esta intervención, que en España se practica en uno de cada cuatro partos.

El estudio se realizó entre mayo de 2014 y noviembre de 2017. Las mujeres que participaron estaban embarazadas de al menos 37 semanas de gestación, de un solo bebé, y todas recibieron anestesia epidural para aliviar el dolor en el parto. Una vez que el cuello uterino de estas mujeres alcanzó los 10 cm., y dado que contaban con analgesia y, por tanto, la sensación de pujo estaba prácticamente anulada, a algunas mujeres elegidas al azar se les retraso el pujo durante 60 minutos; de estas 1.041 (el 86,5%) dieron a luz por vía vaginal. De las mujeres que empezaron a pujar pronto, 1.031 mujeres (el 85,9%) tuvieron a sus bebés de forma natural, sin cesárea, por lo que la diferencia en este caso fue insignificante.

Las mujeres a las que se les retrasó el pujo tuvieron más riesgo de hemorragias e infecciones posparto

Retrasar el pujo alarga el parto

En el estudio estadounidense, si bien el momento en el que las mujeres empezaron a pujar no tuvo consecuencias en el tipo de parto, sí que influyó en otros aspectos. Así, las mujeres que tardaron en empezar a pujar tuvieron partos más largos y mayores riesgos de hemorragias e infecciones posparto. También los bebés eran más propensos a desarrollar una sepsis neonatal, es decir, una grave infección que el bebé puede contraer al atravesar el canal del parto.

En cambio, las mujeres que empezaron a pujar pronto dieron a luz 30 minutos antes, tuvieron un 40% menos probabilidades de tener un sangrado y un 30% menos riesgo de infección.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD