El tabaco es culpable del 20% de las muertes por enfermedad coronaria

Alrededor de 1,9 millones de las muertes evitables por cardiopatía coronaria al año (el 21% del total de muertes por esta causa en el mundo) son atribuibles al consumo de tabaco y a la exposición al humo ambiental de tabaco.

22/09/2020

Tabaco asociado a patologías coronarias

Cada año, 1,9 millones de personas mueren por enfermedades cardíacas inducidas por el tabaco, según un nuevo informe publicado hoy por la Organización Mundial de la Salud, la Federación Mundial del Corazón y la Universidad de Newcastle Australia antes del Día Mundial del Corazón, que se celebra el 29 de septiembre.

Esto equivale a una de cada cinco muertes por enfermedad cardíaca que se producen en todo el mundo, advierten los autores del informe, que instan a todos los consumidores de tabaco a dejar de fumar y evitar con ello un posible ataque cardíaco, enfatizando que los fumadores tienen más probabilidades de experimentar un evento cardiovascular agudo a una edad más temprana que los no fumadores.

Tan solo un año después de dejar de fumar el riesgo de patología coronaria se puede ver reducido a la mitad

Solo unos pocos cigarrillos al día, fumar ocasionalmente o la exposición al humo de segunda mano aumentan el riesgo de enfermedad cardíaca. Pero si los consumidores de tabaco toman medidas inmediatas y dejan de fumar, entonces su riesgo de enfermedad cardíaca disminuirá en un 50% después de un año de no fumar.

“Dado el nivel actual de evidencia sobre el tabaco y la salud cardiovascular y los beneficios para la salud de dejar de fumar, no ofrecer servicios para dejar de fumar a pacientes con enfermedades cardíacas podría considerarse una negligencia clínica. Las sociedades de cardiología deberían capacitar a sus miembros en el abandono del hábito de fumar, así como promover e incluso impulsar los esfuerzos de promoción del control del tabaco ”, afirma el Dr. Eduardo Bianco, presidente del Grupo de expertos en tabaco de la Federación Mundial del Corazón.

La cardiopatía coronaria es una enfermedad en la que los depósitos de grasa constituidos por colesterol y otras sustancias celulares (denominados en conjunto «placa») se acumulan en el interior de las arterias coronarias en la superficie del corazón, lo que provoca la estenosis de las arterias. Esto disminuye el flujo de sangre rica en oxígeno hacia el corazón, lo que puede desencadenar un infarto de miocardio y causar graves daños cardíacos o incluso muerte súbita. 

Todos los tipos de tabaco incrementan el riesgo cardíaco… y de COVID-19

El informe también muestra que el tabaco sin humo –es decir, el tabaco para mascar o para escupir, el rapé, el gutka, el mishri y el snus–es responsable de alrededor de 200.000 muertes por enfermedad coronaria por año. No hay que olvidar que estos productos de tabaco sin humo contienen más de 2000 compuestos químicos, además de la nicotina, y metales tóxicos, como el cadmio o el níquel, y otros aditivos que lo hacen más apetecible, como el regaliz, que tienen un efecto adverso en el aparato cardiovascular, al elevar la presión arterial y causar hipertensión crónica, que son los principales factores de riesgo de la cardiopatía coronaria.

Los cigarrillos electrónicos, por su parte, también aumentan la presión arterial, lo que aumenta el riesgo de enfermedad cardiovascular.

Por otro lado, se estima que 382.000 personas murieron de cardiopatía coronaria atribuible a la exposición al humo ambiental de tabaco en 2017, lo que representa el 4,3% de todas las muertes por cardiopatía coronaria y el 31% de todas las muertes por exposición al humo ambiental de tabaco.

Además, la presión arterial alta y las enfermedades cardíacas aumentan el riesgo de COVID-19 grave. Una encuesta reciente de la OMS encontró que entre las personas que mueren por COVID-19 en Italia, el 67% tenía presión arterial alta y en España, el 43% de las personas que desarrollaron COVID-19 vivían con una enfermedad cardíaca.

"Los gobiernos tienen la responsabilidad de proteger la salud de su gente y ayudar a revertir la epidemia de tabaquismo. Hacer que nuestras comunidades estén libres de humo reduce el número de ingresos hospitalarios relacionados con el tabaco, que es más importante que nunca en el contexto de la pandemia actual ”, dijo el Dr. Vinayak Prasad, jefe de la Unidad de lucha contra el tabaco de la OMS.

El control del tabaco es un elemento clave para reducir las enfermedades cardíacas. Los gobiernos pueden ayudar a los consumidores de tabaco a dejar de fumar aumentando los impuestos sobre los productos de tabaco, haciendo cumplir la prohibición de la publicidad del tabaco y ofreciendo servicios para ayudar a las personas a dejar el tabaco.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD