Regaliz, dulce remedio digestivo y respiratorio
El regaliz o paloduz no es solo una golosina, sino un remedio natural que protege la salud del aparato digestivo y respiratorio. Conoce sus propiedades e indicaciones, y fórmulas herbarias para aprovechar esta planta medicinal.

Precauciones con el uso de regaliz o paloduz

Actualizado: 27 de marzo de 2020

El consumo de regaliz es seguro en términos generales, tanto como alimento, como también en forma de remedio herbario, pero existen excepciones notables en las que cabe ser muy prudente a la hora de tomarlo, o incluso puede llegar a estar desaconsejado, tal y como se advierte en un estudio publicado en Endocrinology and Metabolism. A continuación, te explicamos cuáles son las principales contraindicaciones del regaliz:

  • Su toma de forma abusiva o prolongada puede reducir los niveles de potasio y aumentar por contra los de sodio, lo cual supondría un grave riesgo para personas hipertensas o con alguna enfermedad renal grave. Puede llegar a inhibir la actividad enzimática que actúa en el riñón, interfiriendo sobre las hormonas que regulan la concentración de electrolitos de sodio, potasio y cloruros, conduciendo a la larga a un proceso de hipopotasemia o niveles bajos de potasio en sangre, lo que empeora notablemente el cuadro de hipertensión arterial. Por ello, se recomienda consumirla con moderación en caso de hipertensión leve, y evitarla en caso de hipertensión alta o muy alta.
  • A consecuencia de lo anterior, el abuso del regaliz también puede ocasionar edemas, calambres y debilidad muscular en los afectados.
  • Dosis altas de glicirrina –uno de sus principios activos– pueden, por tanto, elevar la presión arterial, provocar alteraciones del ritmo cardíaco y problemas renales. Por ello, el regaliz está desaconsejado en caso de insuficiencia cardiaca y renal.
  • No se recomienda tomar regaliz o paloduz en el embarazo, ni en el periodo de lactancia.
  • Se advierte que puede llegar a interferir con algunas medicaciones, como la insulina en tratamientos para diabéticos, la digoxina o la furosemida, y similares.

Se recomienda no sobrepasar la dosis recomendada o máxima de regaliz, que es de 1 a 4 gramos al día

  • Su administración es compatible, sin embargo, con corticoides y antidepresivos inhibidores de la monoamino oxidasa, aunque es prudente consultar con el médico especialista si se da el caso.
  • Los expertos advierten que las dosis por encima de los 50 gramos al día –unos 100 mg de glicirrina– y repetida durante periodos de seis o más semanas, son inseguras y no exentas de intoxicación grave. No obstante, no es fácil que se llegue a consumir tal cantidad de regaliz, y menos a base de barritas o infusión, y cabe ser prudente con la toma de caramelos o pastillas. La dosis recomendada es de 1 a 4 gramos al día.
  • Se debería consultar con el médico si se están siguiendo tratamientos farmacológicos para la diabetes, estrógenos, medicamentos hepáticos, corticoesteroides como la cortisona –el regaliz podría aumentar sus niveles en sangre–, antiplaquetarios y anticoagulantes como la warfarina, glicósidos cardiacos –el paloduz podría acentuar sus efectos–, y otros medicamentos interferidos por el potasio.

Cabe añadir que el regaliz que se vende en mercados para su uso en la alimentación suele tener un contenido en glicirrina reducido, a fin de evitar riesgos innecesarios.

Creado: 27 de marzo de 2020

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD