El sistema inmunológico también podría proteger la salud mental

Investigadores de la Universidad de Yale descubren que el sistema inmune genera una respuesta inflamatoria, similar a la que tiene lugar en la esclerosis múltiple, pero que tendría como finalidad proteger de la depresión.
Escrito por: Natalia Castejón

21/09/2020

El sistema inmunológico podría proteger la salud mental

Un estudio realizado por miembros de la Universidad de Yale (EE.UU.) ha descubierto en el sistema nervioso central un tipo de respuesta inflamatoria del sistema inmunitario muy parecida a la que ocurre cuando hay una enfermedad neurodegenerativa como la esclerosis múltiple, pero en personas sanas. Esto según los investigadores podría indicar que el sistema inmunitario también tendría el papel de proteger la salud mental.

La investigación, que se ha publicado en la revista Science Immunology, afirma que estas células inmunes encontradas en el líquido cefalorraquídeo no tienen la labor de proteger frente a los agentes microbianos, sino de hacerlo frente a enfermedades mentales como la depresión. En el estudio se compararon las células del sistema inmunológico de personas sanas y de pacientes con esclerosis múltiple.

Aunque las células T en personas sanas tienen similitudes con las de pacientes con esclerosis múltiple, las primeras no pueden replicarse ni causar una respuesta inflamatoria dañina

Según explican, estos hallazgos corroboran la teoría de que los interferones gamma –un tipo de célula inmunitaria que participa en la inducción y modulación de varias respuestas del sistema inmunológico– también pueden tener un importante papel para prevenir los trastornos mentales, como la depresión, en personas sanas.

La depresión como efecto secundario de la esclerosis múltiple

Estudios anteriores habían dejado ver que bloquear los interferones gamma y las células T que generan, podría provocar síntomas parecidos a la depresión en pruebas realizadas en ratones. David Hafler, principal autor del estudio, ha subrayado que la depresión también forma parte de un efecto secundario común en pacientes con esclerosis múltiple que están siendo tratados con un tipo distinto de interferón.

También descubrieron que aunque las células T encontradas en el líquido cefalorraquídeo de personas sanas tienen similitudes con las de pacientes con esclerosis múltiple, las primeras no pueden replicarse ni causar una respuesta inflamatoria dañina, algo que sí ocurre en las enfermedades autoinmunes como la esclerosis.

En resumen, parece ser que el sistema inmunológico está preparado para provocar una respuesta inflamatoria en el cerebro, que según los investigadores, creen que podría tener la finalidad de proteger la salud mental. Para comprobarlo, Hafler y el resto del equipo están planeando analizar cómo las respuestas del sistema inmunológico del sistema nervioso central pueden interferir en los trastornos mentales, como por ejemplo en la depresión.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD