PUBLICIDAD

El sobrepeso a los 60 años acelera el riesgo de deterioro cognitivo

Tener una cintura grande o un índice de masa corporal elevado a partir de los 60 años podría estar vinculado con un aceleramiento del envejecimiento cerebral de hasta una década, y mayor riesgo de deterioro cognitivo.
Escrito por: Caridad Ruiz

26/07/2019

Mujer con más de 60 años y sobrepeso

Lo normal, en personas sanas, es que cada 10 años la corteza cerebral pierda entre un 0,01 y 0,10 mm de grosor, pero una nueva investigación ha demostrado que un aumento de la grasa corporal conduce a un adelgazamiento mayor de dicha corteza, lo que se refleja en un aumento de las posibilidades de padecer demencia y enfermedad de Alzheimer.

En un estudio de la Escuela de Medicina Miller de la Universidad de Miami (EE.UU.), publicado en la revista Neurology, comprobaron que si a los 60 años el índice de masa corporal y la circunferencia de la cintura superan lo aconsejable, la corteza se afina más y esa pérdida de grosor y sus consecuencias se adelantan hasta una década, lo que incrementa el riesgo de sufrir deterioro cognitivo. Y es que, la corteza cerebral externa está formada por una película de tejido nervioso y neuronas. Gracias a ella, podemos percibir todo cuanto nos rodea, hablar, entender… Pero cuando se afina, se asocia con el deterioro cognitivo y un mayor riesgo de demencia y alzhéimer.

La corteza cerebral pierde grosor con el tiempo, pero cuando la persona tiene sobrepeso u obesidad ese adelgazamiento es aún mayor

En este estudio participaron 1.289 personas con una edad media de 64 años, alrededor de dos tercios eran de procedencia hispana. Al comienzo se les midió el IMC y la circunferencia de sus cinturas. De ellos, 346 tenían un peso saludable con un IMC menor de 25. De estos, el 54% eran mujeres y su circunferencia de cintura era de unos 83 cm. Otros 571 participantes, el 56% mujeres, tenían sobrepeso, con un IMC entre el 25 y el 30, y una cintura de 91 cm. Y otros 372 sufrían obesidad, con un IMC superior a 30, y una circunferencia de 104 cm; el 73%, mujeres

El grosor de la corteza cerebral disminuía 0,2 mm en personas obesas

Los investigadores, tras tomar en cuenta otros factores que también intervienen en el grosor de la corteza cerebral, como la presencia de hipertensión, el tabaquismo o el consumo de alcohol, descubrieron que en las personas con sobrepeso, aumentar un punto el IMC suponía que la corteza cerebral disminuían 0,098 mm de grosor, y en las personas obesas 0,207 mm.

Para los investigadores estos resultados demuestran que perder algo de peso podría evitar un deterioro cognitivo prematuro, y por lo tanto las pérdida de memoria que conlleva.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD