PUBLICIDAD

La cafeína agrava síntomas conductuales y psicológicos del alzhéimer

Los síntomas conductuales y psicológicos que se experimentan en el alzhéimer, como el miedo a situaciones desconocidas, la ansiedad o la apatía, pueden agravarse con el consumo continuado de cafeína.
Escrito por: Eva Salabert

06/04/2018

Persona mayor con problemas de demencia tomando cafeína

Los efectos adversos de la cafeína en animales con alzhéimer contrarrestan los beneficios cognitivos de esta sustancia.

Un estudio cuyo objetivo era determinar los efectos del consumo de cafeína en los pacientes con alzhéimer ha descubierto que esta sustancia puede agravar algunos de los síntomas conductuales y psicológicos asociados a esta patología neurodegenerativa, como la ansiedad, la capacidad de adaptarse a diferentes situaciones, especialmente el miedo a lo nuevo y desconocido (neofobia), o la apatía.

La investigación, coordinada por el Instituto de Neurociencias de la Universidad Autónoma de Barcelona (INc-UAB) en colaboración con el Instituto Karolinska en Suecia, y que se ha publicado en Frontiers in Pharmacology, se ha realizado con ratones porque desarrollan este tipo de demencia de manera similar a los seres humanos, y presentan los trastornos cognitivos y neuropsiquiátricos –como ansiedad, depresión, apatía, síndrome del ocaso, paranoia o alucinaciones– característicos de esta enfermedad.

El equivalente a tres tazas de café diarias producía alteraciones de comportamiento en los ratones con alzhéimer

La cafeína redujo la capacidad de adaptación en ratones con alzhéimer

Se administró una dosis de cafeína diaria equivalente a la que contienen tres tazas de café (0,3 mg/ml), y se observó que en los ratones viejos sanos se producían alteraciones de comportamiento, y en aquellos con alzhéimer se agravaban la neofobia, la ansiedad y, en general, las conductas relacionadas con su capacidad de adaptación a nuevas emociones y situaciones. Los roedores enfermos tampoco mostraron mejoras en el aprendizaje y la memoria, ya que la ansiedad influye significativamente sobre estos aspectos.

Estos resultados son relevantes, ya que otros estudios han señalado que la cafeína podría ayudar a prevenir las enfermedades neurodegenerativas y, de hecho, recientemente se ha sugerido que la ingesta de café o cafeína podría constituir una estrategia protectora contra la demencia, tanto en pacientes con alzhéimer como en personas mayores sanas, debido a su capacidad para bloquear los receptores de adenosina.

De acuerdo a los hallazgos del nuevo estudio, sin embargo, la cafeína podría tener un efecto perjudicial una vez que se han manifestado los síntomas conductuales y psicológicos en el paciente. Como ha explicado Lydia Giménez-Llort, investigadora del Departamento de Psiquiatría y de Medicina Legal de la UAB y coordinadora del trabajo, los efectos adversos de la cafeína comprobados en los modelos animales de alzhéimer, unidos a observaciones clínicas previas que mostraron una exacerbación de dichos síntomas con el consumo de cafeína, pueden contrarrestar los beneficios cognitivos asociados a esta sustancia.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD