PUBLICIDAD

Tener alto el HDL no siempre protege el corazón de las mujeres mayores

En las mujeres que se encuentran en la menopausia o que son posmenopáusicas, tener elevado el colesterol 'bueno' o HDL total en sangre no siempre es una buena noticia para la salud de su corazón, según un estudio.
Escrito por: Caridad Ruiz

24/07/2018

Ilustración 3D colesterol

Tener elevados niveles del llamado colesterol 'bueno' o HDL en sangre durante la menopausia y la posmenopausia siempre se ha considerado un factor protector frente al riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares. Pero una nueva investigación, en la que han participado 1.138 mujeres de entre 45 y 84 años, que forman parte de una investigación médica que se inició en 1999 en el Instituto Nacional del Corazón Pulmón y Sangre de Estados Unidos, ha puesto en entredicho esta máxima.

El estudio, realizado por la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Pittsburgh (EE. UU.), y publicado en la revista Ateriosclerosis, Thrombosis y Vascular Biology, señala que los médicos deberían prestar atención a los niveles de las lipoproteínas de alta densidad (HDL) y a las partículas de HDL en las mujeres menopaúsicas y mayores, porque a priori unos buenos datos podrían enmascarar un riesgo de enfermedad cardiaca.

Las hormonas alteran la calidad del HDL

Normalmente, en los análisis de sangre se mide el nivel total de HDL, pero los nuevos ensayos científicos apuestan por analizar también las partículas de HDL (HDL-P), y su tamaño. Estas son las encargadas de recoger el colesterol de los órganos y llevarlo al hígado. Los autores del nuevo estudio afirman que la disminución de los estrógenos y los cambios metabólicos que se suceden cuando las actividad ovárica se detiene pueden provocar una inflamación crónica que alteraría la capacidad protectora del HDL.

La disminución de los estrógenos y los cambios metabólicos tras cesar la actividad ovárica pueden alterar la capacidad protectora del HDL

Para comprobar si esto era así examinaron el número y tamaño de las partículas de HDL, y la cantidad de colesterol que transportan. Los resultados mostraron cómo la edad en la que la mujer entra en la posmenopausia y el tiempo que está en el climaterio pueden afectar a esa protección del HDL.

En las mujeres que entraban en menopausia con una edad avanzada, y en aquellas que llevaban más de 10 años en la posmenoapusia, sus niveles altos de colesterol HDL se asociaban con una mayor amenaza de aterosclerosis. En cambio, las mujeres posmenopáusicas con una mayor concentración de partículas pequeñas de HDL tenían menos peligro de aterosclerosis, independientemente de su edad o de cuándo entraron en esa etapa de su vida.

También observaron que cuando las partículas de HDL son grandes se da más riesgo de enfermedad cardiovascular en etapas cercanas a la menopausia, porque la calidad del HDL, es decir, la cantidad de colesterol que sus partículas son capaces de transportar, se reduce; pero a medida que el tiempo pasa y las mujeres entran en la fase posmenopáusica, la calidad del HDL mejora, de forma que vuelve a ser cardioprotector.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD