PUBLICIDAD

Tercera edad
Gafas para mayores
Si tienes más de 55 años y vas a comenzar a usar gafas, o necesitas renovarlas, debes tener en cuenta ciertos aspectos ópticos y estéticos. Estos consejos te ayudarán a elegir las más adecuadas para ti.
Escrito por Marina García, Periodista, experta en salud y tercera edad

Lentes de diferentes materiales para mayores

Hombre mayor poniéndose unas gafas

Tu edad, el uso que les vas a dar, o tus necesidades visuales, pueden marcar el tipo de material empleado en la lente de tus futuras gafas.

Una vez que estamos en una óptica para adquirir nuestras gafas nuevas, el primer paso es comprobar cuáles son nuestras necesidades para elegir el tipo de lente adecuado. En el caso de que vayamos buscando unas gafas de ver, el óptico-optometrista tendrá que proceder a realizar un estudio visual para detectar y concretar el defecto refractivo que necesitamos corregir. A no ser que sea un problema muy específico, como los que engloba la categoría de “baja visión”, actualmente los diferentes materiales de lentes disponibles se pueden adaptar a la necesidad concreta de cada usuario, independientemente de su graduación, por lo que se deberán tener en cuenta otros aspectos, como el uso que le va a dar a las gafas, su edad, o su ritmo de vida.

En concreto, podemos encontrar estos tipos de materiales para nuestras lentes oftálmicas:

  • Material inorgánico: para su fabricación se recurre a elementos químicos, como los silicatos cristalinos. Este tipo de lentes no contienen hidrógeno ni carbono, por lo que pueden ser menos resistentes y duraderas, y más adecuadas para aquellas personas que las van a usar poco, como los pacientes con vista cansada que solo se las van a poner en momentos puntuales, como leer o estar delante del ordenador.
  • Policarbonato: este material es considerado de alta resistencia, bajo peso y espesor, por lo que es el que se suele usar en las gafas infantiles, en monturas al aire, o para personas muy activas, deportistas, o quienes las necesitan usar durante todo el día. Es un material muy apropiado para las personas mayores, ya que se suelen decantar por las gafas al aire y buscan que sean de calidad, cómodas, y que no se rompan ante un pequeño descuido.
  • Orgánico: surge de la combinación de hidrógeno y carbono. Se utilizan para diseñar lentes finas, por lo que se suelen ser la opción en graduaciones altas, como las que necesitan las personas mayores en las que ha evolucionado su problema refractivo, pero reclaman comodidad y resistencia para su día a día.
  • Minerales: es el material más tradicional, y aunque es resistente, presenta el doble de espesor que las lentes orgánicas, por lo que no resulta muy cómodo, especialmente para quienes necesitan altas graduaciones y unas gafas para uso continuo.

Lentes progresivas, una buena opción para mayores

Las personas que sufren presbicia, que coloquialmente se conoce como vista cansada y es un problema del que escapa muy poca gente una vez se superan los cuarenta años, pueden plantearse la opción de usar lentes progresivas. En ellas la graduación varía a lo largo de toda la superficie de la lente, situándose en la parte superior la graduación para la visión de lejos, la intermedia en la central, y de cerca en la inferior. Con este diseño el usuario es capaz de ver a cualquier distancia con unas únicas gafas, y con total comodidad gracias a las últimas tecnologías que se están utilizando para su diseño. Además, con el objetivo de garantizar la rápida adaptación a estas lentes, ya disponemos de diferentes tipo de progresivas, unas más adecuadas para quienes presentan problemas acentuados en la visión de cerca, y otras para quienes las van a utilizar durante todo el día y cuya mayor dificultad es ver de lejos.

Actualizado: 29 de Febrero de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Marina García

Periodista, experta en salud y tercera edad
Marina García

PUBLICIDAD

Salud en cifras

Una
de cada cinco personas en el mundo tendrá 60 años o más en 2050
'Fuente: 'Organización Mundial de la Salud (OMS)''

PUBLICIDAD