Belleza y bienestar
Reflexología
Esta milenaria terapia de origen chino se basa en la teoría de que existe una conexión entre todas las partes de nuestra anatomía. Ejercición presión en una zona del cuerpo podemos aliviar el dolor de otra.
Escrito por Inma D. Alonso, Periodista experta en salud y bienestar

Reflexología

La reflexología es una técnica natural que sostiene que el mapa de nuestro cuerpo –sistemas, órganos, glándulas, entre otros– tiene zonas de reflejo que los representa. Dichas zonas serían, principalmente, los pies, las manos, la nariz y las orejas. De ahí que a la reflexología también se la conozca como terapia zonal.

Hoy día prácticamente nadie duda de la interconexión que existe entre todas y cada una de las partes de nuestro cuerpo y quizá se deba a ello el auge que, en la actualidad, tiene la reflexología.

Esta terapia se basa en la creencia de que su práctica tiene un efecto beneficioso sobre otras partes del cuerpo o que supone una mejora de la salud en general.

Tipos de reflexología

Aunque la reflexología podal y la facial son las técnicas de digitopresión más conocidas, existen otros muchos tipos. Entre ellos, encontramos:

  • Reflexología de la mano.
  • Reflexología de dedos y uñas.
  • Reflexología del cuero cabelludo.
  • Reflexología auricular (reflexología aplicada al pabellón auditivo).
  • Reflexología del abdomen.
  • Reflexología de la piel.
  • Iridiología (diagnóstico de enfermedades de las zonas microreflejas en el iris de los ojos).

Orígenes de la reflexología

La reflexoterapia es un arte que comenzó hace aproximadamente cinco mil años en China y que forma parte de otras muchas culturas como son la egipcia, los hindúes, los pieles rojas, los mayas, los incas o los mapuches. También se conoce su presencia en ciertas tribus africanas y entre los indios nativos americanos.

En Europa, los primeros escritos sobre Reflexología datan del siglo XVI y los estudios modernos sobre esta terapia comenzaron en Occidente a principios del siglo XX con las publicaciones del doctor William Fitzgerald y de Eunice Ingham.

Ambos dividieron el cuerpo humano en diez zonas verticales, desde la cabeza hasta la punta de los dedos de los pies, y de la cabeza hasta la punta de los dedos de las manos, y comprobaron que tras ejercer presión en distintos puntos en ciertas zonas del cuerpo, se podía aliviar el dolor de otras áreas.

Etiquetas: 
Noticias relacionadas:

Entrevista con el experto

Dr. Santiago Palacios

Dr. Santiago Palacios, experto en ginecología y director del Instituto Palacios

"El riesgo de vaginitis e infecciones vaginales aumenta cuando la flora vaginal se altera por el uso de geles inadecuados, lavados excesivos intravaginales, ropas que no transpiren, o relaciones sexuales poco higiénicas"

Dr. Santiago Palacios

Ginecólogo experto en salud vaginal

Salud en cifras

x3
se multiplican los trasplantes capilares en España
Fuente: ''Svenson''