Google+
YouTube

Embarazo

Síndrome de transfusión feto-fetal
Esta complicación se produce en embarazos gemelares en los que ambos fetos comparten placenta y uno transfiere sangre al otro, provocando un déficit de la misma en uno y un exceso en el otro que causa problemas.

Síndrome de transfusión feto-fetal

El síndrome de transfusión feto-fetal es una complicación que se produce en los embarazos gemelares univitelinos (que derivan de un solo cigoto), cuando los bebés comparten la placenta; se trata de los gemelos idénticos, procedentes de un solo óvulo (que se dividió tras la fecundación) y un espermatozoide. El cordón umbilical de ambos bebés llega a la misma placenta y se pueden producir conexiones entre los vasos sanguíneos (arterias y venas) de un feto con los del otro. El problema se origina cuando uno de los fetos transfiere sangre al otro, que recibe demasiada sangre; el primero, llamado donante, apenas recibe alimento y el otro, llamado receptor, lo hace en exceso.

El donante no crece lo suficiente, apenas orina y tiene muy poco líquido amniótico; puede morir por falta de sangre, que se traduce en falta de oxígeno (hipoxia).

El receptor, por el contrario, recibe sangre en exceso y crece y orina mucho, produciendo demasiado líquido amniótico. Este feto puede morir a causa de un fallo cardiaco, porque el exceso de sangre obliga a su corazón a esforzarse por encima de su capacidad normal.

Si el síndrome se produce de forma precoz en el embarazo y no es tratado adecuadamente existe un alto riesgo de muerte para ambos fetos (entre el 80 y el 100%) y un alto porcentaje de los supervivientes presentará graves complicaciones después del parto e incluso a largo plazo.

 
Actualizado: 11/12/2013

PUBLICIDAD

Entrevista

Dra. Isabel Ramírez

Experta en métodos anticonceptivos

“La píldora del día después que se dispensa libremente en la farmacia no tiene ninguna contraindicación y no es abortiva, porque impide la ovulación, pero no impide el desarrollo del embrión ya formado”

 

40% de las mujeres de mediana edad sufre incontinencia

El embarazo y el parto debilitan la musculatura pélvica y favorecen la aparición de incontinencia. Los expertos aconsejan los ejercicios de Kegel para mantener el tono muscular y prevenir este trastorno.

Fuente: 'Observatorio Nacional de la Incontinencia'

 

PUBLICIDAD