PUBLICIDAD

Útero doble, una rareza que puede afectar al embarazo

El útero doble es una rara malformación congénita que presentan entre el 1% y el 2% de las mujeres. Conoce cómo afecta a la fertilidad y al desarrollo del embarazo, ya que puede provocar abortos de repetición o parto prematuro.
Escrito por Diana Oliver, periodista especializada en mascotas, maternidad e infancia y vida sana
Ilustración útero doble

Menos de un mes después de tener a su primer hijo Arifa Sultana, una joven de 20 años de Bangladesh, tuvo que ser ingresada nuevamente en el hospital para dar a luz a gemelos, que se habían desarrollado –sin que ella tuviera constancia de que seguía embarazada tras su primer parto– en su segundo útero, ya que esta mujer presenta una malformación congénita conocida como útero doble o útero didelfo, que consiste en la división del útero en dos partes.

Aunque no es la primera vez que sucede algo así, ya en 2006 le ocurrió lo mismo a la británica Hannah Kersey –a la que le practicaron una cesárea para traer al mundo a sus tres hijas, dos de ellas gestadas en una matriz, y la tercera en la otra–, se trata de un fenómeno extremadamente infrecuente –los médicos que la atendieron afirmaron que hay una probabilidad entre cinco millones–, y las mujeres con este tipo de malformaciones –cuya prevalencia está documentada entre el 1% y el 2% a nivel mundial– conciben y dan a luz por lo general a un solo bebé.

En muchas ocasiones –como en el caso de Arifa, que no se sometió a ninguna ecografía durante el embarazo–, la gestante desconoce que presenta didelfia, principalmente por la ausencia de síntomas que la delaten, y solo una ecografía o algún otro tipo de examen pélvico puede confirmar esta condición, por lo que el embarazo suele ser un momento clave para descubrirla.

El útero doble no presenta síntomas, por lo que muchas mujeres desconocen que tienen esta malformación, e incluso tienen hijos sanos sin sospechar tener didelfia

De hecho, en un artículo publicado en 1906 en la revista JAMA Network el Dr. C.H. Newth ya describe un caso de útero doble que detectó al realizar un examen vaginal a una mujer que consultó porque creía tener un tumor en el lado izquierdo, y sin embargo este especialista comprobó que la paciente estaba embarazada y tenía la vagina dividida por un tabique, y en el extremo superior de cada lado de la vagina tenía un cuello uterino y una cavidad uterina.

Cómo afecta el útero doble a la capacidad reproductiva

Hoy sabemos más acerca de esta rara malformación congénita que se produce en la semana 16 de gestación, y que como su propio nombre indica consiste en la división del útero en dos partes a través de un tabique. Dicho tabique puede tener una mayor o menor altura, y aunque en general solo afecta al útero, puede extenderse hasta el cérvix (útero bicorne bicollis) o incluso hasta la vagina, dejándola dividida en dos. Pese a su escasa prevalencia, es la más frecuente de las malformaciones de tipo congénito relacionadas con la cavidad uterina.

No hay ningún síntoma que pueda hacer sospechar a una mujer de tener un útero doble, y la mayoría de las mujeres con esta malformación tienen una vida sexual normal, incluso aunque la división llegue al cérvix o a la vagina. Además, la malformación que supone el útero doble no implica per se sufrir infertilidad, y muchas de las afectadas tienen un hijo sano a término sin que hayan sospechado en ningún momento que tenían didelfia antes de quedarse embarazadas.

Trastornos del embarazo asociados a la didelfia

Sin embargo, cuando esta malformación es grave puede ser el origen de pérdidas gestacionales reiteradas, y también aumenta el riesgo de que la gestante tenga un parto prematuro como consecuencia del poco espacio que le queda al bebé en la parte del útero en la que crece.

Otra consecuencia negativa de esta malformación es que durante el embarazo –normalmente entre el primer y el segundo trimestre– se puede producir la rotura de la pared uterina, que se manifiesta con síntomas de dolor abdominal muy intenso y hemorragia y supone un gran riesgo vital, por lo que requerirá tratamiento médico urgente (normalmente, entre otros, se lleva a cabo una hemihisterectomía), como documentaban en un artículo científico en 2007 profesionales del servicio de Ginecología y Obstetricia de los hospitales madrileños de La Paz y Puerta de Hierro, que asistieron a una mujer de 20 semanas de gestación que sufrió la rotura del útero.

Actualizado: 29 de octubre de 2019

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD