PUBLICIDAD

Mente y emociones
Test ¿Vives obsesionado?
Si sueles anticiparte a los problemas "reales o imaginarios", o le das demasiadas vueltas a las cosas, puede ser difícil convivir contigo y con tus manías. Responde a este test y averigua si las obsesiones te dominan.
Escrito por Dra. Vanesa Fernández López, Psicóloga, especialista en emociones

Test ¿vives obsesionado?

¿Eres de los que no pueden evitar comprobar tres veces si han cerrado la puerta del coche? ¿A menudo te asaltan pensamientos negativos o preocupaciones, y no eres capaz de quitártelos de la cabeza? ¿No estarás un poquito obsesionado…?

Algunas personas viven relajadas y tratan de resolver sus problemas con tranquilidad y a medida que se presentan pero, otras, se anticipan al problema y lo magnifican, le dan vueltas sin parar, y se plantean situaciones que posiblemente nunca sucedan. Vivir obsesionados no les deja ni descansar ni disfrutar de lo que tienen. 

Aun sin caer en lo patológico, ser demasiado obsesivo te causará altos niveles de ansiedad e influirá negativamente sobre tus relaciones personales y laborales. Piensa que puede llegar a ser muy difícil convivir contigo y con tus manías.

Contesta a las siguientes preguntas (haz click aquí si quieres hacer el test interactivo) y descubre si realmente vives obsesionado, o eres responsable y perfeccionista, pero capaz de evitar los pensamientos intrusivos y controlar sus actos.

  1. Cada vez que tengo una preocupación
    1. Se me pasa al poco tiempo.
    2. No paro de darle vueltas a la cabeza.
    3. Pienso en ello de vez en cuando.
  2. ¿Con qué frecuencia te vienen ideas a la cabeza que te cuesta quitarte?
    1. A diario.
    2. De forma muy esporádica.
    3. 1-3 veces por semana.
  3. ¿Revisas si tu coche, tu casa, etcétera se ha quedado bien cerrado?
    1. Nunca.
    2. Alguna vez lo he hecho.
    3. Casi siempre.
  4. ¿Cuál de las siguientes opciones se ajusta más a ti cuándo hay algo que te preocupa?
    1. Le doy su importancia justa.
    2. No paro de darle vueltas ni dejo de pensar en ello.
    3. Pienso en ello más de una vez al día.
  5. ¿En qué medida tus pensamientos te causan ansiedad?
    1. Nada.
    2. Mucho.
    3. Poco.
  6. ¿En qué medida crees que tus pensamientos son intrusivos o no los puedes controlar (por ejemplo dejar de pensar en ellos)?
    1. Nada, yo controlo lo que pienso.
    2. Un poco, pues a veces no consigo quitármelos fácilmente de la cabeza.
    3. Mucho; se me vienen de repente y no puedo dejar de pensar en ellos.
  7. Si se te pasa una idea “rara” por la cabeza (por ejemplo “y si me vuelvo loco”), ¿qué importancia le das?
    1. Me da miedo; ¿y si me vuelvo loco de verdad?
    2. Me asusto un poco, pero se me acaba quitando.
    3. Ninguna, se me van según vienen.
  8. ¿Cómo te afecta que las cosas estén en orden o limpias?
    1. Me da exactamente igual.
    2. Me incomoda un poco.
    3. ¡Bufff! Me pone muy nervioso que las cosas no estén como tienen que estar.
  9. ¿Qué piensan de tus manías las personas que viven contigo?
    1. Que soy un poco pesado, pero no es importante.
    2. Nada, porque no tengo.
    3. Están hartos, y he tenido discusiones por ello.
  10. ¿Qué piensas de tu nivel de perfeccionismo?
    1. Es exagerado y me hace sufrir.
    2. Reconozco que a veces soy demasiado perfeccionista.
    3. No soy nada perfeccionista.
  11. ¿Tienes alguna compulsión (acto físico, como lavarte las manos; o acto mental como contar) que te ayude a eliminar la ansiedad de algún pensamiento desagradable?
    1. No.
    2. Sí, unas cuantas, y no puedo evitarlas.
    3. Alguna esporádica, y que puedo evitar.
  12. ¿En qué grado crees que tus obsesiones o manías interfieren en tu vida?
    1. Mucho; me causan problemas personales, sociales, laborales, etcétera.
    2. Nada.
    3. Un poco.

Actualizado: 7 de Abril de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Entrevista con el experto

Noelia Mendive

Noelia Mendive, autora de ‘Transformación emocional: un viaje a través de la escritura’, explica en qué consiste la escritura terapéutica, y cómo desahogarnos sobre el papel mejora la creatividad y la gestión de las emociones.

Noelia Mendive

Psicóloga y autora de ‘Transformación emocional: un viaje a través de la escritura terapéutica‘
“La escritura terapéutica puede ayudarnos a encontrar una solución creativa y diferente a una situación compleja, porque cuando escribimos las ideas fluyen, la creatividad se manifiesta, y puede hablar nuestro inconsciente, que en la mayoría de ocasiones es quien tiene la respuesta”

PUBLICIDAD

Salud en cifras

5%
de la población española sufre adicción al teléfono móvil
'Fuente: 'Universidad Complutense de Madrid’'