Obsesiones, cómo salir de su laberinto
El cerebro no descansa y ciertos pensamientos rumiantes pueden llegar a obsesionarnos. Te explicamos cómo se generan y cómo aprender a controlar y gestionar las obsesiones para evitar que condicionen nuestra vida.

Perfil de las personas con tendencia a obsesionarse

Actualizado: 9 de septiembre de 2020

Todos nos obsesionamos en mayor o menor medida. Sin embargo, algunas personas lo pasan especialmente mal ante una obsesión, o las padecen más frecuentemente. Algunas de las causas del comportamiento obsesivo, o las características que comparten este grupo de personas con mayor tendencia a las obsesiones son:

  • Rasgo de ansiedad elevado

    Presentan un rasgo de ansiedad elevado: el rasgo de ansiedad es la tendencia a interpretar situaciones como amenazantes. Las personas que experimentan frecuentemente obsesiones tienden a interpretar la información ambigua como amenazante, sacando conclusiones precipitadas que no hacen otra cosa que incrementar su ansiedad y su obsesión.

  • Ansiedad cognitiva

    Elevados niveles de ansiedad cognitiva: es la manifestación de la ansiedad en nuestra mente. Cuando estamos nerviosos aparecen los famosos “y si…”, las actitudes catastrofistas y similares, que dan paso a la obsesión.

  • Rumiación

    Tendencia a la rumiación: algunas personas tienden a coger una idea en su mente y darle vueltas una y otra vez. Este hecho es un magnífico entrenamiento para obsesionarse fácilmente.

  • Ánimo depresivo

    Tener un estado de ánimo depresivo: es más frecuente en estas personas, ya que la indefensión y visión negativa que tienen estos individuos hacia su pasado, presente y futuro, facilitan la aparición y mantenimiento de la obsesión. Por otro lado, en el caso de la patología, existen alteraciones neuroquímicas comunes en el trastorno depresivo y el trastorno obsesivo compulsivo (TOC) asociados a una alteración en la recaptación de los niveles de serotonina.

  • Transtornos de ansiedad

    Presencia de trastornos de ansiedad: existe una alta asociación entre estos trastornos y la presencia de obsesiones (sin necesidad de que hablemos de TOC). La explicación está en los altos niveles de ansiedad cognitiva, también presente en las obsesiones normales.

  • Alteración de la atención

    Hipótesis de alteración de la atención y de las funciones ejecutivas: algunas investigaciones sostienen que las personas con déficit de atención utilizan la obsesión para repasar la información que no ha resultado bien procesada como consecuencia de su déficit atencional.

  • Perfeccionistas

    Perfeccionistas: las personas con elevados niveles de perfeccionismo suelen tener un gran sentido de la responsabilidad, que no les permite cometer fallos.

  • La obsesión 'les fue bien'

    Aquellas a las que la obsesión “les fue bien” porque les ayudó a resolver un problema: este hecho hace que aprendan erróneamente y crean que si se obsesionan obtendrán siempre buenos resultados.

Creado: 13 de diciembre de 2019

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD