PUBLICIDAD

Bebés y niños
Educación vial para niños
Nuestros hijos son pequeños peatones, pasajeros en diversos medios de transporte, y potenciales conductores. Por ello, es clave que aprendan paulatinamente las normas de educación vial en todos estos ámbitos.
Escrito por Amparo Luque, Periodista experta en embarazo e infancia

Enseña a tus hijos a ser buenos peatones

Los niños son auténticas esponjas que absorben todo lo que observan a su alrededor, aprenden por imitación, y en las edades más tempranas es cuando son más receptivos para interiorizar normas y comportamientos adecuados. Por tanto, siempre adaptando los aprendizajes a la edad y las capacidades de los pequeños, cuanto antes empecemos con las primeras lecciones de educación vial, mucho mejor.

Según indica la asesora pedagógica de la DGT, Raquel Esther Navas, “ya cuando el niño está en la escuela infantil (0-3 años) los contenidos viales pueden estar presentes a través de los cuentos, las formas, los colores, los juegos… Si bien es cierto que a partir de la educación infantil, desde los tres años, es cuando la educación vial aparece de una forma un poco más específica”.

Nuestros hijos ya pueden ser  autónomos a los 8 o 9 años, por lo que el objetivo es que hasta esa edad les vayamos enseñando todo lo necesario, dejando claras las actitudes viales incorrectas y supervisando su comportamiento constantemente. Así, cuando puedan manejarse por sí mismos, habremos establecido unas bases sólidas que nos permitan dejarles desenvolverse solos con mayor tranquilidad y confianza.

Los primeros aprendizajes fundamentales para los niños como peatones son:

  • Ir siempre de la mano de un adulto por la vía pública.  
  • Conocer las zonas seguras para caminar y jugar (la acera). Debemos enseñarles que en todo momento deben moverse y permanecer en la parte interior de la acera, lejos del bordillo, sin invadir el carril bici, y prestando mucha atención a las salidas de los garajes.
  • Cruzar siempre por los lugares señalizados para ello, de forma segura y correcta. Antes de poner el pie en un paso de peatones, tanto si se trata de uno regulado por un semáforo como sin éste, tendrán que mirar a ambos lados (aunque la vía sea de una sola dirección), nunca pasar corriendo, y no cruzar en diagonal o en zigzag. Ya desde los dos o tres años un niño es capaz de entender que en los semáforos nunca se cruza mientras el muñeco esté en rojo, y que ha de hacerlo cuando aparece el muñeco de color verde. 
  • No acercarse a los coches, aunque estén parados. Debemos enseñarles a no jugar alrededor de los vehículos, ni situarse nunca detrás, ya que es muy probable que el conductor no los vea (sobre todo a los más pequeños, por su estatura más baja) cuando va marcha atrás. Siguiendo esta precaución de visibilidad, es conveniente enseñarles a cruzar al menos tres metros por delante de un vehículo, y a que nunca han de cruzar la calle pasando entre dos coches estacionados.
  • Para subir o bajar de cualquier vehículo siempre hay que hacerlo por la puerta que esté al lado de la acera. Además, una vez que bajen (principalmente del autobús), deben esperar a que éste se vaya para poder tener una visión completa de la calzada y poder moverse de forma segura, por ejemplo si tienen que cruzar. 
  • No hay que dejar nunca los juguetes, los patinetes o las bicicletas en la vía. Además, deben aprender cuanto antes a no correr detrás de una pelota sin asegurarse previamente de que no viene ningún coche.
  • En el caso de que no haya acera, el pequeño tendrá que aprender a caminar siempre por el lado izquierdo de la calzada, de frente a los vehículos. 

Actualizado: 25 de Abril de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Amparo Luque

Periodista experta en embarazo e infancia
Amparo Luque

PUBLICIDAD

Salud en cifras

x10
se ha multiplicado en 40 años el número de niños y adolescentes obesos en el mundo
'Fuente: 'Imperial College London y la Organización Mundial de la Salud (OMS)''

PUBLICIDAD