PUBLICIDAD

Belleza y bienestar
Síndrome del edificio enfermo
Si sientes malestar constante cuando estás dentro del inmueble donde vives o trabajas, quizá sufras el síndrome del edificio enfermo, un desorden que puede hacer que se desmoronen los cimientos de tu bienestar.
Escrito por Enrique González, Periodista experto en salud y bienestar

Soluciones al síndrome del edificio enfermo

Soluciones al síndrome del edificio enfermo

Revisión de defectos en el edificio

El síndrome del edificio enfermo tiene solución, pero no es fácil hacer que este problema que afecta a tu salud y al inmueble donde vives o trabajas desaparezca por completo. Dado su origen, atajar este inconveniente requiere hacer reformas en el edificio que a veces son complicadas o directamente imposibles por motivos económicos o técnicos. En esos casos, será imprescindible la ayuda de un experto que realice un estudio de la situación para buscar alternativas viables.

Sin embargo, también hay posibles soluciones fáciles de implantar y que quizás hagan que el edificio se recupere:

  • Lo primero es realizar una limpieza a fondo de los conductos de ventilación, porque es ahí donde las bacterias campan a sus anchas.
  • Una vez despejados de cualquier resto de suciedad, es necesario mantener las medidas higiénicas en estos sistemas de manera permanente, limpiándolos de nuevo periódicamente.
  • Por otro lado, hay que buscar la manera de conseguir una mayor entrada y salida del aire fresco para que se renueve.
  • Mantener una temperatura confortable, de entre 22 y 24 grados.
  • Asegurarnos de que las tomas de aire exterior estén bien protegidas.
  • La humedad ha de intentar mantenerse entre el 40 y el 60%.
  • Es importante mantener un buen clima laboral y unas condiciones de trabajo adecuadas entre todos los empleados.
  • La modificación de algunos sencillos elementos de tu estancia también será de gran ayuda, como por ejemplo mejorar la iluminación, eliminar los ruidos o renovar los muebles de oficina.
  • Los productos químicos utilizados para la limpieza, el material de impresora, calderas, pesticidas y similares deben estar a buen recaudo y bien almacenados para evitar cualquier tipo de vertido o mal uso de los mismos.

Hoy en día existen guías que pueden ayudar a reconocer el problema, pero lo más recomendable es recurrir a un profesional para que evalúe la situación. No lo dudes, trata de ponerle solución al problema planteándoselo a tu jefe, al encargado del departamento oportuno o directamente llamando a un técnico si es tu propia casa la enferma. No dejes que el síndrome del edificio enfermo te derrumbe.

Actualizado: 26 de Octubre de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD