PUBLICIDAD

Hallan en los e-cigarrillos toxinas que reducen la función pulmonar

Encuentran toxinas bacterianas y fúngicas –que causan problemas respiratorios como el asma y una reducción de la función pulmonar– en cigarrillos electrónicos de las 10 marcas más vendidas en Estados Unidos.
Escrito por: Caridad Ruiz

29/04/2019

Hombre cogiendo con una mano un e-cigarrillo

Quienes sustituyen el consumo de tabaco tradicional por los cigarrillos electrónicos pensando que así optan por una versión saludable del hábito de fumar podrían estar equivocados, ya que un nuevo estudio ha descubierto que la mayoría de dispositivos están contaminados con toxinas bacterianas y fúngicas. La investigación ha sido realizada por científicos de la Escuela T.H. Chan de Salud Pública de la Universidad de Harvard (EE.UU.) y se ha publicado en la edición digital de Environmental Health Perspectives.

Los investigadores analizaron 37 cartuchos y 38 líquidos que se emplean para rellenar los cartuchos de e-cigarrillos de las 10 marcas más vendidas en Estados Unidos, y los clasificaron en cuatro categorías de sabores: tabaco, mentol, frutas y otros. El análisis mostró que el 23% contenía trazas de endotoxinas –un componente de la membrana externa de las bacterias Gram negativas– y el 81% de glucano, que se encuentra en las paredes celulares de la mayoría de los hongos. Tanto la endotoxina como el glucano causan problemas respiratorios agudos y crónicos como el asma, reducción de la función pulmonar e inflamación.

Origen de la contaminación microbiana de los e-cigarrillos

Un análisis más exhaustivo reveló que las muestras de los cartuchos presentaban concentraciones de glucano 3,2 veces más elevadas que las muestras de los líquidos, y estas fueron más altas en los productos con sabor a tabaco y mentol que en los productos con sabor a fruta. En cambio, en estos últimos las concentraciones de endotoxinas eran más elevadas.

Eso significa que las materias primas que se usan para producir los sabores pueden ser la fuente de la contaminación microbiana, que según los investigadores podría haber sucedido en cualquier momento del proceso de fabricación, e incluso llegan a plantear la hipótesis de que el origen esté en las mechas de algodón que se emplean en los cartuchos de los cigarrillos electrónicos. Hace unos meses otro estudio apuntaba que los líquidos añadidos para darle sabor al vapeo podrían mermar la función inmune.

Los consumidores de cigarrillos electrónicos inhalan productos químicos y también pueden estar expuestos a contaminantes biológicos nocivos para la salud

Otras investigaciones previas de la Escuela Chan de Harvard demostraban que en los sabores comunes de los cigarrillos electrónicos hay químicos relacionados con enfermedades respiratorias graves porque podrían afectar a la función de los cilios, estructuras que se encuentran en las vías aéreas humanas y que ayudan a mantenerlas limpias de moco y suciedad. Por ese motivo, el autor principal de este último estudio, Mi-Sun Lee, cree que los consumidores deben saber que además de inhalar productos químicos nocivos también pueden estar expuestos a contaminantes biológicos.

En los últimos años el consumo de estos cigarrillos electrónicos ha aumentado en todo el mundo, sobre todo entre los más jóvenes. Según la Encuesta sobre el Uso de Drogas en Enseñanzas Secundarias en España, presentada en 2018, el 20,1% de los estudiantes de entre 14 y 18 años ha probado alguna vez el cigarrillo electrónico, tres puntos más que en 2014. También señala que el 26% de los padres usuarios del cigarrillo electrónico permite a sus hijos el consumo de estos.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD