Vapear en el embarazo vinculado con bebés con bajo peso al nacer

Algunas mujeres fumadoras optan por los cigarrillos electrónicos durante el embarazo. Un estudio demuestra ahora que el vapeo no es una alternativa más sana y que incrementa un 33% el riesgo de parir bebés con bajo peso al nacer.
Escrito por: Natalia Castejón

09/07/2021

Vapear embarazada, bajo peso al nacer

Aunque cada vez es mayor la concienciación sobre los efectos negativos del tabaco durante el embarazo, todavía hay quien lo consume durante la gestación o lo sustituye por los cigarrillos electrónicos pensando que es más saludable. Ahora, un estudio llevado a cabo por miembros de la Universidad de California (EE.UU.) ha demostrado que vapear no es una mejor alternativa al tabaco en el embarazo, ya que puede incrementar el riesgo de bajo peso al nacer en la descendencia.

Los hallazgos obtenidos en la investigación, publicados en la revista Obstetrics & Gynecology, indicaron que las embarazadas qué usaban cigarrillos electrónicos tenían un 33% más de riesgo de dar a luz a bebés con bajo peso al nacer –menos de 2,5 kg–, en comparación con aquellas que no tenían este hábito.

“Estos hallazgos son importantes, ya que nacer temprano significa que un bebé tiene menos tiempo en el útero de la madre para crecer y ganar peso”

Concretamente, las mujeres que vapearon en el embarazo, ya sea de manera exclusiva o combinada con el tabaco convencional, tenían una tasa de nacimientos con bajo peso al nacer de 8,1%, en comparación con el 6,1% de los que no estuvieron en contacto con ninguna forma de nicotina durante la gestación.

El 1,1% de las embarazadas vapeaba

Para llegar a estos resultados los autores de la investigación analizaron a 80.000 mujeres embarazadas del Sistema de Monitoreo de Evaluación de Riesgos del Embarazo 2016-2018. Del total de las participantes, el 1,1% declaró a ver papeado durante los últimos 3 meses del embarazo, y casi dos tercios de ellas también fumaron cigarrillos convencionales en el mismo periodo de tiempo.

“Estos hallazgos son importantes, ya que nacer temprano significa que un bebé tiene menos tiempo en el útero de la madre para crecer y ganar peso. Gran parte del peso de un bebé se gana durante la última parte del embarazo”, ha declarado Anette Regan, una de las autoras de la investigación.

Y es que, la nicotina, que está presente tanto en el tabaco convencional como en los cigarrillos electrónicos, es tóxica e interfiere en el correcto desarrollo fetal. Por ello, los investigadores advierten de que no se debe pensar que los cigarrillos electrónicos son una alternativa más saludable al tabaco durante el embarazo, pues como se ha podido observar no son inocuos y tienen efectos directos en la salud del bebé.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD