PUBLICIDAD

Boxeo fitness
Practicar boxeo para ponerse en forma es una tendencia al alza, que atrae cada día a más mujeres cuyo objetivo es conseguir un cuerpo más atractivo y tonificado, y mejorar su capacidad de defensa. ¡Súbete al ring!
Escrito por L. García, Periodista especializada en tercera edad, belleza y ejercicio

Material necesario para practicar boxeo

El boxeo utilizado para el fitness y no para la competición puede no requerir ningún material si se trabaja en casa. Lanzar puñetazos al aire, esquivar otros imaginarios, moverse lateralmente buscando el espacio para atacar y para dificultar el ataque… Todo eso puede hacerse sin ningún material específico.

Lo más habitual si se quiere entrenar bien es acudir a un gimnasio especializado. En él, un experto va a guiar el camino a seguir para ponerse en forma de manera más ajustada a las necesidades de cada persona, mientras que enseña y va puliendo la técnica, pudiendo corregir los errores que podrían provocar lesiones por el mal golpeo. Una vez aprendido cómo golpear y rutinas de entrenamiento se podría continuar en el gimnasio, o seguir con el boxeo en casa. En ese caso, ¿qué materiales resultan útiles para entrenar de manera más completa?

En primer lugar, lo más básico son los guantes de boxeo. Son útiles tanto para el combate, como para golpear el saco. Para una persona que se inicia en este deporte, es adecuado buscar unos guantes grandes que, aunque sean ligeramente más pesados, están más acolchados y protegen mejor las manos. Es básico que permitan cerrar cómodamente el puño y se ajusten perfectamente a las muñecas. Ante la gran variedad que existe en el mercado, si se va a practicar boxeo en un gimnasio, es mejor pedir consejo al preparador y probar aquellos que tengan allí para ver cómo se golpea con cada uno.

Otro elemento característico para entrenar son los sacos de boxeo en los que se debe tener en cuenta tanto el peso, como el relleno. Cuanto más pesado sea, más duro será, y más sufrirán las articulaciones; en cambio, si es demasiado ligero se moverá mucho y será más complicado controlar los golpes. Lo ideal para un principiante en su casa es uno que pese la mitad de quien lo va a golpear.

El relleno es un aspecto clave ya que será lo que reciba los impactos y lo que haga sentir mayor o menor comodidad al golpear. Generalmente, al comprarlo en una tienda, el saco está relleno de material sintético, que aporta la dureza suficiente sin provocar el dolor de un relleno muy duro. Si se compra un saco vacío, lo ideal por lo sencillo que es, es rellanarlo con trozos de tela, camisetas viejas, toallas, sábanas…, todo muy rasgado para que tenga mayor consistencia y regularidad; en el caso de que tras llenarlo no llegue al peso adecuado, se puede vaciar y poner en la parte de abajo unos lastres de peso para conseguirlo. Otra opción al rellenarlo es crear un saco híbrido, con arena en la parte de abajo y tela en la de arriba, así se podrá practicar boxeo y otras variantes como muay thai, ya que la parte inferior del saco no se golpea boxeando.

Un elemento directamente relacionado con los sacos son las fijaciones. Las opciones son colgarlo del techo, o comprar una estructura que pueda sujetarlo. De este modo, éstas deben elegirse según su tamaño y su peso, ya que hay que moverlo habitualmente para recogerlo. Otro detalle necesario en muchos casos es que ocupe poco espacio o que sea plegable, para poder tenerlo recogido cuando no se está entrenando.

Las botas de boxeo resultan útiles para el golpeo, ya que dependiendo del tipo de calzado que se elija, se facilitará una cosa u otra. Además de buscar unas ligeras para no tener un freno en los pies, tienen que resultar cómodas y permitir rápidos movimientos de piernas, y un agarre consistente para golpear más fuerte y no patinar moviéndose, o tras recibir un golpe.

Los protectores para el boxeo son muy importantes, ya que son los garantes de la salud que minimizan los riesgos. Los dos que se utilizan son:

  1. Protectores bucales: existen diferentes tipos en el mercado. Por un lado en lo que se refiere al ajuste a la dentadura. Estos pueden encontrarse termomoldeables, que se adaptan a los dientes del practicante de boxeo al aplicarlos calor, y los estándar, que son para todos iguales; peores, pero mucho más baratos.

    La otra característica que hay que considerar es si comprarlo simple o doble. Habitualmente, se utilizan los simples porque son más cómodos, y aunque protegen peor la mandíbula y sólo el maxilar superior, permiten respirar mejor, cerrar bien la boca para evitar vibraciones en el oído y, en caso de urgencia, son más fáciles de quitar.

  2. Protectores para la cabeza: estos cumplen una función esencial a la hora de boxear contra un rival, ya que protegerán de posibles lesiones tanto estéticas, como neurológicas. Hay que tener en cuenta varios factores a la hora de elegir uno: que permita una buena visibilidad, que sea ligero, que esté bien acolchado, que resulte cómodo, y que se ajuste bien a la cabeza para que no se mueva y moleste. Además, ha de cubrir el cráneo, las mejillas, el mentón, los laterales, y la parte trasera de la cabeza.

Actualizado: 26 de Enero de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD