PUBLICIDAD

Síndrome posvacacional
La vuelta de las vacaciones puede ser más dura de lo esperado. Las obligaciones, la rutina, el trabajo… se te echan encima como una losa y tu salud lo nota. Descubre cómo evitar caer en el síndrome posvacacional.
Escrito por Dra. Vanesa Fernández López, Psicóloga, especialista en emociones

Por qué se produce el síndrome posvacacional

Causas del síndrome posvacacional

Las causas del síndrome posvacacional pueden deberse a la interacción de diferentes factores. A continuación, vamos a indicarlos para que puedas conocerlos, lo que te ayudará a prevenirlos, aunque recuerda, estar algo triste por retomar la rutina tras la vuelta de las vacaciones es algo completamente natural:

  • Los cambios de horarios y la modificación en el ritmo cotidiano pueden hacer que la vuelta al trabajo sea dura.
  • El regreso a un entorno estresante y que presenta un alto nivel de demanda.
  • Estilo de afrontamiento recreado en la emoción: existen personas que “se agobian en un vaso de agua”. Ante los problemas estas personas no buscan soluciones. Por el contrario, pierden el tiempo en ver cómo el problema les afecta. A este grupo de personas el estrés posvacacional les golpea más fuerte que aquellas personas constructivas que buscan el modo de resolver sus problemas.
  • La ausencia de apoyo social.
  • Los problemas laborales previos o tener una vida cotidiana demasiado exigente y cargada de tareas.
  • Los  trabajos repetitivos, los jefes poco motivadores o los problemas con otros compañeros.
  • Las personas con poca tolerancia a la frustración o con menos capacidad de resiliencia son más proclives a tener síndrome posvacacional.
  • Tener unas vacaciones largas de más de dos semanas, pues los hábitos se implementan tras 21 días, por lo que si tienen unas vacaciones de ese tiempo tu cuerpo y mente se acostumbrará a la nueva situación y será más difícil volver a la rutina.

La psicoterapeuta Marisa Navarro, explica que el principal problema del síndrome posvacacional es considerar el trabajo como si fuera una carga y no como algo que nos enriquece como personas. Según cuenta, los pensamientos se producen antes que los sentimientos, por lo que si tenemos pensamientos negativos tendremos emociones pesimistas sobre cómo va a ser retomar las tareas del trabajo y nuestro bienestar psicológico no será el óptimo.

Actualizado: 31 de Agosto de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD