Bacteria intestinal ligada a mejores habilidades cognitivas en bebés

Los bebés varones que tienen cantidades altas de la bacteria Bacteroidetes en su microbioma intestinal al año de edad presentan mayores puntajes en las habilidades cognitivas y de lenguaje, según un estudio canadiense.
Escrito por: Natalia Castejón

16/07/2021

Bacteroidetes asociados a mejor cognición

El desarrollo neurológico podría estar muy relacionado con el microbioma intestinal de los primeros años de vida. Un estudio, realizado por miembros de la Universidad de Alberta (Canadá) ha descubierto que los niveles más altos de la bacteria Bacteroidetes durante el primer año de vida está relacionado a más habilidades cognitivas y un lenguaje más avanzado en el siguiente año, aunque esto solo se ha observado en niños varones.

La investigación, publicada en la revista Gut Microbes, hizo un seguimiento a 405 bebés a los que se les analizó sus muestras fecales a los 4 y 12 meses para obtener la composición de su microbioma intestinal. Después, se estudió el desarrollo neurológico de los niños mediante la escala de desarrollo infantil de Bayley al año y dos años de edad.

Las Bacteroidetes se pueden fomentar con la lactancia materna, una dieta rica en fibra, convivir con un perro y ser expuesto a la naturaleza y a espacios verdes

Los resultados mostraron que los bebés varones que presentaban niveles más altos de la bacteria Bacteroidetes tenían más desarrollo neuronal que el resto, esto se tradujo en mejores habilidades cognitivas y un lenguaje más avanzado. Sin embargo, estos resultados solo fueron visibles en los bebés varones.

La cesárea reduce las bacterias Bacteroidetes

La hipótesis principal de los investigadores indica que los Bacteroidetes son unas de las pocas bacterias que generan metabolitos, llamados esfingolípidos, que colaboran y son muy importantes en la formación y estructura de las neuronas del cerebro. Por tanto, cuantas más cantidades de estas bacterias se tenga, más conexiones neuronales podrá llevar a cabo el cerebro, mejorando así la cognición y lenguaje.

Las Bacteroidetes se pueden fomentar de varias maneras, según indican en el estudio, una de ellas es mediante la lactancia materna, una dieta alta en fibra, convivir con un perro como mascota y la exposición a la naturaleza y espacios verdes. Y también alertan de que los partos por cesárea pueden reducir los niveles de estas bacterias en el microbioma de los neonatos.

“Las diferencias entre la microbiota intestinal masculina y femenina son muy sutiles, pero sabemos por los datos del estudio de cohorte CHILD que las niñas en edades tempranas tienen más probabilidades de tener más de estos Bacteroidetes. Así que tal vez la mayoría de las niñas tienen un número suficiente de Bacteroidetes y es por eso que han mejorado las puntuaciones los chicos”, ha declarado Anita Kozyrskyj, principal autora del estudio.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD