PUBLICIDAD

La presión arterial alta previa al embarazo aumenta el riesgo de aborto

Tener unos niveles elevados de presión arterial antes de quedarse embarazada o en las primeras semanas de la gestación puede aumentar el riesgo de sufrir un aborto espontáneo, según revela un estudio.
Escrito por: Natalia Castejón

05/04/2018

Mujer embarazada tomándose la presión arterial

Se produjeron más casos de aborto espontáneo que aquellas que no tenían su presión arterial controlada.

Las mujeres que tienen una presión arterial elevada antes del embarazo y durante la primera etapa de la gestación –aunque no hayan sido diagnosticadas de hipertensión ni sufran ningún problema cardíaco– pueden tener un mayor riesgo de aborto espontáneo, de acuerdo con la principal conclusión a la que ha llegado un grupo de investigadores del Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano Eunice Kennedy Shriver (NICHD) en Bethesda (Maryland, Estados Unidos).

En el estudio, que se ha dado a conocer en la revista Hypertension, se analizaron los datos de 1.228 mujeres de entre 18 y 40 años que estaban intentando quedarse embarazadas, que ya habían experimentado uno o dos abortos, y habían participado en un ensayo clínico previo denominado Efectos de la aspirina en la gestación y la reproducción (EAGeR), que pretendía determinar si tomar una dosis baja de aspirina podía reducir el riesgo de aborto.

Un aumento de 10 mmHg en la presión arterial diastólica se asoció a un 18% más riesgo de perder el embarazo

Las voluntarias fueron sometidas a pruebas para medir su presión arterial antes y hasta la cuarta semana de gestación. Antes de la concepción la presión arterial media fue de 111,6 mm Hg / 72,5 mm Hg. En seis meses, 797 mujeres se quedaron encintas, pero el 24% de ellas sufrieron la pérdida del embarazo.

Presión arterial controlada para aumentar el éxito del embarazo

Los resultados revelaron que entre las mujeres que tenían unos niveles elevados de presión arterial se produjeron más casos de aborto espontáneo que en aquellas que la mantenían controlada. Concretamente, se observó que por cada aumento de 10 mmHg en la presión arterial diastólica –lo normal es que se encuentre en unos 80 mmHg– aumentó un 18% el riesgo de pérdida de la gestación, y que cada 10 mmHg de incremento de la presión arterial media se asoció con un incremento del 17% en el riesgo de aborto.

Carrie J. Nobles, autora principal del estudio, ha explicado que la hipertensión en adultos jóvenes se asocia con más probabilidades de desarrollar patologías cardíacas a largo plazo, y que sus hallazgos sugieren que también podría tener un impacto negativo sobre la salud reproductiva, pero añade que eso no significa que la presión arterial alta provoque un aborto espontáneo, y que se necesitan más investigaciones para determinar si controlar esta afección antes del embarazo y en las primeras semanas tras la concepción puede mejorar el desarrollo de la gestación.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD