PUBLICIDAD

Los parches y e-cigarrillos en el embarazo no son seguros para el feto

Las embarazadas que intentan dejar de fumar durante la gestación con parches de nicotina o cigarrillos electrónicos aumentan el riesgo de que sus bebés fallezcan por el síndrome de muerte súbita del lactante.
Escrito por: Natalia Castejón

25/07/2018

Mujer embarazada fumando con un cigarrillo electrónico

Son muchas las mujeres fumadoras que tras quedarse embarazadas deciden dejar de fumar. Sin embargo, algunas optan por cigarrillos electrónicos o parches, ambos con nicotina, para que les resulte más fácil prescindir del tabaco, alternativas que, según un estudio publicado en The Journal of Physiology, podrían aumentar el riesgo de que el bebé fallezca como consecuencia del síndrome de muerte súbita del lactante.

Aunque cada vez son menos las personas que fuman, todavía el 10% de las mujeres continúan con este mal hábito durante la gestación, según el trabajo, con los graves riesgos que ello conlleva para el feto. Los autores del estudio han explicado que se debe tener en cuenta cómo afecta la nicotina, sea cuál sea su procedencia, al desarrollo del bebé, pues según sus hallazgos podría dañar el sistema nervioso central y la respuesta cardiorrespiratoria de este.

La exposición durante la gestación o lactancia a la nicótica daña el sistema nervioso central y la respuesta cardiorrespiratoria de los bebés

La muerte súbita del lactante, principal causa de deceso en bebés

La muerte súbita del lactante es la primera causa de fallecimiento en los bebés de menos de un año en los países desarrollados, y se trata de un episodio inesperado en el que el pequeño pierde la vida, normalmente cuando se encuentra durmiendo. Los investigadores que han llegado a con esta conclusión pertenecen a la Facultad de Medicina Geisel de la Universidad de Dartmouth en Hanover (EE.UU.), y las pruebas se han realizado en cachorros de ratas.

A varios de estos animales se les administró nicotina por vía intravenosa a lo largo del desarrollo fetal y durante la lactancia, mezclada con la leche materna. Después se analizó la respuesta de los bebés a una falta puntual de oxígeno, y se observó que las crías que habían estado expuestas a la nicotina tenían una peor reacción a la falta de oxígeno que las que se habían desarrollado de una manera sana.

Concretamente, y según los autores, este compuesto del tabaco dañó la capacidad de los bebés de autorreanimarse ante una posible falta de aire, lo que a su vez incrementa el riesgo de muerte súbita, pues ante una obstrucción accidental de las vías aéreas –por ejemplo, con las sábanas de la cuna– no serían capaces de recuperarse con éxito.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD