PUBLICIDAD

Más riesgo de hipertensión en niños nacidos por reproducción asistida

Los niños concebidos gracias a las técnicas de reproducción asistida pueden tener más riesgo de desarrollar hipertensión arterial en edades tempranas, entre otras complicaciones cardiovasculares.
Escrito por: Natalia Castejón

07/09/2018

Bebé en el hospital

Photo by rawpixel on Unsplash

Más de seis millones de personas en el mundo nacen gracias a técnicas de reproducción asistida (TRA), como la fecundación in vitro. Ahora, un nuevo estudio que se ha publicado en el Journal of the American College of Cardiology, ha encontrado que los niños que son concebidos por estos métodos podrían tener un mayor riesgo de desarrollar hipertensión arterial durante la adolescencia.

En la investigación han participado 54 adolescentes con 16 años de edad de media que habían sido concebidos gracias a las técnicas de reproducción asistida, y 43 que lo habían sido por métodos naturales. Todos fueron monitorizados durante 24 horas de manera ambulatoria para conocer su presión arterial, y también se evaluaron otros parámetros como la rigidez de las arterias, la función de los vasos sanguíneos, la acumulación de placa, el peso en el nacimiento, el índice de masa corporal (IMC) actual y el de la madre durante el embarazo, y su consumo de tabaco.

Los niños nacidos gracias a la reproducción deberían ser sometidos a un control cardíaco para poder prevenir futuros problemas cardiovasculares

Tras gestionar todos esos datos los investigadores observaron que la presión arterial sistólica y diastólica de los jóvenes concebidos de manera asistida era 119/71 mmHg, más alta que la del grupo de control, que fue de 115/69 mmHg. Además, ocho de los participantes del grupo TRA alcanzaron niveles de más de 130/80 mmHg, una cifra en la que se cumplen los criterios para el diagnóstico de hipertensión arterial. Del grupo de control solo una persona llegó a estos niveles.

Prevenir la aparición de complicaciones cardiovasculares

Los participantes habían sido analizados cinco años antes de este estudio, y en ese momento la presión arterial de ambos grupos era similar, lo que indica que las complicaciones pueden aparecer en un periodo corto de tiempo, y que es importante que los niños nacidos gracias a la reproducción asistida lleven un estilo de vida saludable que reduzca este riesgo, y sean sometidos a un control cardíaco para poder prevenir futuros problemas cardiovasculares y, en caso necesario, sigan un tratamiento farmacológico adaptado.

El estudio tiene algunas limitaciones, ya que además de tratarse de una muestra pequeña, todos los participantes habían nacido en un parto único y procedían de un solo centro especializado en TRA. Además, tampoco se tuvieron en cuenta condiciones como la prematuridad, el bajo peso al nacer o la preeclampsia –todos ellos considerados factores de riesgo cardiovascular–, y esto podría haber influido en los resultados.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD